diumenge, 1 d’agost de 2010

Georges Demey. El gesto de la palabra




Georges Demey, fisiólogo y antiguo ayudante de Marey, intentó suplir la carencia de voz de las imágenes reproducidas hasta ese momento, y colocándose delante del cronofotógrafo, pronunciaba frases breves, como "Te quiero" o "Viva Francia", para experimentar con los sordomudos, y comprobar si eran capaces de leer los labios; el experimento fracasó, y a instancias de Muybridge asoció un fonoscopio a un fonógrafo, que supuso la primera inscripción del gesto de la palabra, que conducirá al cine hablado.

Según Noël Burch es uno de los primeros que intentó dar un alma al cine. El fonoscopio de proyección asociado al fonógrafo, funcionando de forma sincrónica, fue un aparato , fabricado por Gaumont, que pasó a formar parte del mobiliario de cualquier familia burguesa. Con este instrumento, al que se llamó cronógrafo-Gaumont, Alice Guy rodó más de 100 cintas cantadas o habladas.

Con la creación del cine hablado, se prescindirá de esa excesiva gestualidad, y no se mirará a la cámara, salvo cuando se quiere apelar al espectador.



















Propuestas didácticas:

¿Qué te parece que una de las primeras cineastas fuera mujer?
¿Crees que hay mujeres excepcionales, adelantadas a su tiempo, en toda etapa histórica?

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.