dimecres, 4 d’agost de 2010

Tonterías del verano


Hoy el Diario Público lleva una noticia que no puedo creer:" Todo listo para recibir a las Obama. Interior del Hotel Villa Padierna, posible hogar de Michelle Obama y su hija durante sus días de asueto en Marbella. Según todas las fuentes consultadas, el establecimiento cuenta con toallas y corriente eléctrica en todas las habitaciones, televisión en zonas compartidas y caja fuerte en recepción..."

Si ha querido ser irónica, no lo ha hecho bien, pues puede ser interpretado de muchas y diversas maneras: unos pueden pensar que es
una reacción ante la saturación que produce la noticia; otros que es una respuesta a lo que se dice de España en el extranjero, otros sencillamente que es excepcional que en nuestro país haya toallas en los baños de los hoteles.... Pero mientras en el resto de pies de foto si marca la ironía, mediante el uso de recursos expresivos, como (Ja,ja,ja), u otras matizaciones subjetivas también entre paréntesis, aquí lanza un mensaje críptico absolutamente denotativo, que puede ser muy mal digerido por algunos, y peor interpretado por otros.

Por cierto, el Ayuntamiento ha tenido que retirar unas vallas publicitarias que in
tentaban aprovechar económicamente la visita veraniega de la mujer del mandatario americano, al más puro estilo del país profundo. Muchos habían visto en este cartel la imagen de la España cateta de Bienvenido Mr. Marsahll. Verdaderamente el verano licúa el cerebro, ya de por si un poco escaso de materia gris.

La verdad es que cuando estás una temporada desconectando de la España cañí y vuelves, no entiendes nada. No sabemos si criticamos que la mujer de Obama salga de su país de vacaciones, que haya elegido nuestro paí
s, que tenga escoltas...; si hubiera sido mejor que se hubiera ido a la Costa Azul o a Italia. Si es cierto que el cartelito se las trae, y que aquí rascas un poco y sale la caspa.

La cosa es mucho más sencilla: la esposa del país más poderoso del mundo sale de vacaciones, como muchos españoles (menos yo); elige un hotel donde le da la gana, como todos, y lleva a su alrededor cuerpos de seguridad que procuran que durante su estancia, en este u otro país, todo se desarrolle felizmente, porque es quien es. Punto. A partir de
ahí, unos quieren sacar tajada política, otros económica, otros periodística, y eso es precisamente lo que me aburre. Pero si queremos ironizar hagámoslo bien, pues a lo que no estoy dispuesta es a leerme todas las crónicas del verano, para entender algo.

Las propias empresas publicitarias dan alguna clave: ellas siempre ganan, y posiblemente la retirada de unos carteles catetos, con tristes connotaciones para nuestro orgullo nacional, producirá, como ultima fase de la campaña, el resultado deseado por quienes la encargaron y ahora han decidido quitarla. ¡Estamos atrapados!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.