dijous, 10 de març de 2011

'Clara Campoamor, la dona oblidada', a TVE

Ahir nit, La TVE1 va emetre fins a la mitjanit una excel·lent pel·lícula sobre la vida política de l'advocada i diputada espanyola durant la II República, Clara Campoamor. Tenim la sort que a la web de TVE a la carta es troba complet aquest film de recomanable visió. Cliqueu al títol per accedir a veure'l: 'Clara Campoamor, la mujer olvidada'. L'argument d'aquesta pel·lícula es troba a la web resumit d'aquesta guisa:
En el año 1931, en España se proclama la Segunda República. En este contexto, las mujeres son elegibles pero no pueden votar. Clara Campoamor y Victoria Kent son las primeras mujeres diputadas que pisan las cortes y se plantean muy firmemente luchar por los derechos de la mujer. Clara Campoamor sabe que eso pasa por una primera y gran conquista: el voto femenino. A partir de este momento, su lucha no es nada fácil. Muy pronto encuentra su primer obstáculo: sus propios compañeros de partido, republicanos, de izquierdas, temen que las mujeres voten influidas por la iglesia y, por ello, voten a la derecha, así que le dan la espalda. Ese argumento se generaliza y hace que Clara Campoamor se vaya quedando sola en el parlamento en su defensa del sufragio universal. Después de una lucha constante, y después de múltiples traiciones, el 1 de diciembre de 1931, Campoamor consigue su objetivo: el voto para la mujer.
 Al film hi ha molts detalls fantàstics que dibuixen l'ambient social i polític del moment, els anhels i les dimissions de diputats, periodistes i persones corrents. Què podem trobar en aquest interessant film?: El concepte que ciutadanes i ciutadans tenien el 1931 del rol que la dona havia de desplegar en la societat i de les 'limitacions' que deien que aquesta presentava; els interessos polítics i partidistes, més que socials, dels parlamentaris a l'hora d'atorgar el vot i el divorci a les dones; la discussió del dret de vot als joves, també molt interessada per als partits (la majoria d'edat estava als 23 anys); l'ambient general de l'Espanya republicana, contradictòria al mateix si dels partits polítics i ja no diguem en la nova configuració del nou estat republicà. Malgrat el 'masclisme' que percebem al parlament republicà, constatem que l'oratòria i el respecte a l'adversari -amb alguna excepció visible contra la nova parlamentària-, així com el debat de les idees eren la norma que sembla que va quedar abolida en acabar la nostra transició democràtica. I davant les velles idees, una veu nova i potent que s'alça clamorosa per a defensar el dret de sufragi per a la dona, la de Clara. Fa tan sols 80 anys.

Recomanem sense embuts la visió del film, qualsevol vesprada que disposeu d'hora i mitja, des de la pantalla del vostre ordinador. Serà una manera d'agrair-li el compromís a aquesta gran parlamentària que va lluitar pels drets igualitaris de les dones a l'inici de la II República Espanyola. Si el veieu, fem debat ací.

dimecres, 9 de març de 2011

Las mujeres y la Caza de Brujas.

En tiempo de brujas. Dominic Sena.



Sinopsis oficial de 'En tiempo de brujas'.

La historia tiene lugar en Europa del siglo XIV. El caballero Lavey transporta a una joven acusada de brujería a un monasterio. Allí los monjes indicará que el poder de la chica es la razón de que la peste negra asole y destruya el continente en esos momentos. Descreído de esta teoría, Lavey y un grupo de bravos guerreros partirán en un viaje donde intentarán demostrar que la chica es inocente. El viaje les llevará a un lugar místico donde las fuerzas de las oscuridad les esperan….




La Edad Media, época de oscurantismo, posteriormente reivindicada por el movimiento romántico, recelaba de los avances científicos y, de las mujeres que de una forma u otra se apartaban de las convenciones. Se acusó a unos y otras de brujería , aunque se consideraba a éstas más inclinadas al pecado, más receptivas a la influencia del Demonio. El concepto de brujería en la Edad Moderna tiene un fuerte carácter misógino.

Para narrar una historia como ésta hay que retrotraerse a la Edad Media, pues hoy no hay suficientes inquisidores para perseguir a los millones de mujeres que, diabólicamente, siguen caminos trillados porel hombre. Los aquelarres o reuniones de brujas se veían, desde la fantasía masculina, como lugares en los que triunfaba la promiscuidad sexual y las mujeres se unían a sus diablos particulares con el llamado 'osculum infame'.

Nuestro compañero medieval inicia un viaje en el que intenta demostrar la inocencia de la joven, a la que se acusa de provocar la peste bubónica, y en el que tendrá que medirse con las fuerzas de la oscuridad.






diumenge, 6 de març de 2011

La mujer en el islam.

Esta semana celebramos en el instituto el 8 de marzo, día de la mujer, visibilizando a las mujeres que viven en el mundo islámico, con una exposición de mujeres detrás del velo. L@s alumn@s escribirán en sus miradas sus deseos de igualdad y libertad que ansían estas mujeres.
"Según el islam, hombre y mujer fueron creados a partir de un mismo ser, Tawhid, "... lo mismo que si es varón o es mujer, habéis salido los unos de los otros". Premios y castigos serán iguales: " El creyente, hombre o mujer, que obre bien, entrará en el Jardín...". Sin embargo, la sharia, la ley musulmana promueve la no interacción de los sexos y establece claras diferencias de género.
De hecho, hombre y mujer tienen derechos equitativos aunque diferentes. Sus obligaciones religiosas son iguales aunque el culto sea por separado.
Aunque es cierto que el Corán dice: " la búsqueda del conocimiento es un deber de cada musulmán", ellas no tienen muchas oportunidades, pues su única salida es el matrimonio, que es para lo que se las prepara. Afganistán representa el caso más extremo, donde la instrucción es casi inexistente y las niñas sólo pueden ir al colegio hasta los ocho años. Ellos consideran que por mucha formación que tenga la mujer seguirá siendo "mujer", es decir, débil y emocional. Así, tenga la edad que tenga, en todo el mundo islámico será considerada una menor. En semejante situación, trabajar, salir a la calle o abrir una cuenta bancaria supondrá, no sólo haber conseguido el previo permiso del varón de la familia, sino también una auténtica aventura.
Que una mujer trabaje fuera de casa altera las bases de la sociedad y provoca lo que los fundamentalistas denominan fitna-desorden-. El desconcierto que ocasiona una mujer fuera del hogar es el argumento que utilizan las autoridades religiosas para mantenerla alejada del entorno laboral. Si aún así consigue trabajo, no deberá violar la ley islámica y no afectará a sus obligaciones como madre y esposa. Además ella mantendrá la modestia y no compartirá despacho con un hombre, ya que hay que evitarle tentaciones.
En Arabia Saudí, la segregación en el empleo es extrema y para los talibanes de Afganistán ni siquiera existe esa posibilidad. Allí lo peor no es llevar burka; es quedarse viuda y no poder alimentar a sus hijos porque tiene prohibido salir de su casa aunque sea para trabajar. En Irán, la discriminación en el empleo es total, a pesar de que el 60% de los universitarios son mujeres.
La obediencia y la modestia son el ideal de feminidad musulmana: una mujer que no se enorgullece de su cuerpo ni cuestiona las leyes ni las normas, oculta el pelo y se dedica a su esposo. Algunas de las primeras musulmanas no estuvieron de acuerdo con este ideal y se negaron a aceptar la poligamia y el repudio e incluso, a llevar velo. Sakina Bint al Hussein, nieta de Mahoma, nunca llevó velo y se hizo famosa por ser la primera nashiz-esposa rebelde-. Cuando se casó impuso ciertas claúsulas en su contrato matrimonial: su marido no tenía derecho a tomar otra mujer, no podía obligarla a actuar en contra de sus deseos. Llegado el momento le denunció ante el juez y allí mismo le dijo: ! Mírame hoy todo lo que puedas, porque no me volverás a ver nunca más! Otras no fueron tan díscolas y, aún hoy, defienden una postura islámica muy acorde con algunas organizaciones como la proiraní Hezbolá. Ellas aducen que la diferencia con los hombres no significa inferioridad: " Nosotras perseguimos la justicia, no la igualdad. No tenemos el complejo de querer ser iguales a los hombres".
Afortunadamente, el aperturismo también tiene voz femenina : " Una puede ser musulmana y apoyar la democracia", es el lema de la iraní Shirin Ebadi, defensora de los derechos humanos en su país y la primera musulmana en recibir el Nobel de la Paz. Fue una de las primeras jueces de Irán que se quedó sin trabajo cuando el imán Jomeini asumió el poder, porque las mujeres son "demasiado emocionales e irracionales"para desempeñar ese cargo. Eso sí cualquiera que sea la ideología que defiendan siempre será con el aspecto más decente, porque el islam fomenta sobre todo, la decencia y alejar al oyente del vicio y la inmoralidad. Hombres y mujeres han de vestir con modestia, una actitud que tiene más que ver con la sexualidad que con la fe. Ellos deben cubrirse desde el ombligo hasta las rodillas; ellas todo. Entonces, ¿de qué hablamos? ¿de diversidad religiosa o de represión?. Hay que recordar que el Corán recomienda, no impone, las restricciones en el vestir, pero el fundamentalismo las acepta como dogmáticas, siendo el velo su prenda estrella."( Detrás del velo, Revista Muy Historia, El islam de ayer a hoy, Gema Delicado )

dijous, 3 de març de 2011

Las mujeres y el diseño de compromiso.


La profesora de dibujo del IES Joanot Martorell Piedad Borja Gea ha realizado los carteles que serán utilizados en el centro para conmemorar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, durante el presente curso académico 2o10/2011








8 de MARÇ 2011 al Institut


8 de Marzo Dia Internacional de la Mujer Trabajadora.


Nacer hombre o mujer es una cuestión de azar

Nacer en un país u otro también

Pero construir la igualdad en el mundo

no es un juego:

ES UNA OBLIGACIÓN.



En 1911, más de un millón de mujeres participa y celebra públicamente el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Demandaban el derecho a trabajar, a la enseñanza vocacional y el fin de la discriminación en el trabajo, además del derecho al voto.


Hasta nuestros días, año tras año mantenemos intacta la necesidad de celebrar el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Es el día que dedicamos a reflexionar sobre los avances y los retrocesos respecto a los derechos de la mujer.

Olof Palme, ex primer ministro de Suecia , a propósito de los debates sobre la liberación femenina dice:... …”no es ni a los hombres ni a las mujeres a quienes hay que liberar sino al género humano”. La igualdad de género es una tarea a desarrollar desde todos los ámbitos de la sociedad.


La educación es uno de ellos. La coeducación ha de conformar un medio para fomentar la igualdad, educar a los alumnos y las alumnas en iguales derechos y oportunidades.


Los centros educativos debemos mostrar un modelo que fomente la convivencia, que proporcione el desarrollo de las personas, al margen de los estereotipos de género. Las actividades extraescolares constituyen un marco idóneo para este aprendizaje.


Este curso pretendemos sensibilizar a nuestra comunidad educativa de la necesidad de un avance en políticas de igualdad. Nuestro entorno más cercano parece mostrarnos un proceso de mejora, pero si profundizamos y miramos un poco más lejos comprobamos las injusticias que se comenten por la falta de respeto a los no iguales por sexo, raza, religión.


    Trabajaremos con nuestros/nuestras alumnos/as la difícil vida de las niñas, las jóvenes y las mujeres en los países árabes. Niñas jóvenes y mujeres que por azar nacen en Somilia, Gambia, Irán, Irak, Afganistán, etc…, se ven sometidas desde la más tierna infancia a prácticas vejatorias, como la ablación, que afectan a su desarrollo personal, educativo, social, incluso a veces pierden la vida. Las madres de estos países reclaman para sus hijas educación, cultura, trabajo, a la propia opinión, derechos básicos que desde nuestro mundo desarrollado reclamamos para todos los seres humanos.


En el siglo XXI una de cada 3 mujeres sufre abusos psíquicos o físicos.


Siglos de reivindicaciones, pero aún queda mucho por hacer para equiparar a la mujer en dignidad, igualdad y respeto al hombre.