dimarts, 24 d’agost de 2010

Los pesacadores del prestige sufren cambios en su ADN

Muchas veces la solidaridad tiene un alto precio. Parece que el que deben pagar los pescadores que participaron en la limpieza del chapapote puede ser irreversible. Se han seleccionado 501 trabajadores para hacerles un seguimiento más exhaustivo. Un cuadro de Sorolla recibe el nombre de ¡Aún dicen que el pesacado es caro! El mar sigue tragándose a hombres, que un día tuvieron los arreos de adentrarse en él en busca de la Arcadia.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.