dimarts, 28 de setembre de 2010

Todd Solondz. Hapiness.El desempoderamiento de la infancia


Todd Solondz, profesor adjunto de dirección y escritura de cine de la Escuela de Artes de la Universidad de New York, ha realizado filmes muy comprometidos como Palindromes o Happines, que Carlos Boyero califica de cruel, inquietante y sórdida. Supone un retrato de la burguesía americana centrado en una familia compuesta por un matrimonio en crisis, sus tres hijas, sus maridos y amantes y otros personajes que giran en torno a ellos.

Solodonz, que financia gran parte de sus filmes, es sin duda un misántropo, al que no le debe gusta mucho la gente, y crea un universo poblado de seres maltratados por su fealdad física y sus perversiones; es un storyteller al que no le gustan los finales felices, porque quizás en la realidad no lo son. Nada es demasiado duro ni excesivamente feliz, las mayores atrocidades se producen en el tono sofocado y ensombrecido que se dan en la vida cotidiana.

Cada una de las hermanas representa un prototipo con sus luces y sus sombras: la bien casada, con un marido psiquiatra, una casa de clase media y unos niños bien criados; la mediana es la guapa escritora,solicitada por multitud de amantes, que descubre que en sus libros no narra ni una sola historia que haya experimentado alguna vez; la pequeña es una pobre chica fracasada, que no ha conseguido un título universitario, no se ha casado, y compone canciones estilo cumbayá con su guitarra. No tiene suerte con sus amantes y las hermanas la tratan con paternalismo malicioso.

En torno a la guapa escritora hay hombres narcisistas y un vecino que la acosa por teléfono. En este mundo de pervertidos, traumatizados, macarras rusos, etc., hay una historia realmente atroz, que desgraciadamente es de actualidad en toda la prensa mundial y crea alarma social entre la población: el abuso sexual ejercido sobre menores. El psiquiatra, honrado padre de familia, que ayuda a los demás a superar sus traumas, es un pederasta irredento. Pero lo más feroz de la historia es que retrata a una familia burguesa autocomplaciente, que ha establecido la costumbre de comunicarse todo entre sí, y cuando su hijo, un niño de nueve o diez años, le hace preguntas sobre las acusaciones que pesan sobre él le contesta con total naturalidad y precisión, no sin pesar, sus perversiones.

En este caso se trata de niños que aún no han definido su sexualidad y que en principio no contemplan el hecho en toda su magnitud. Muchos niños, como mostraba Levinson en Sleepers vivirán el resto de su vida llenos de odio y deseos de venganza, pero nuestro personaje es psiquiatra y elige bien a sus víctimas. Muchos de estos desaprensivos cuentan con el silencio de las víctimas y la vergüenza de confesar las agresiones.

El film es muy duro y cruel y aconsejable sólo para personas maduras, aunque el tono sea en cierta medida irónico y en algunos momentos cómico. Es precisamente esta aparente normalidad la que lo hace más revulsivo y contestatario. No hay una sola imagen de estos abusos.



dijous, 23 de setembre de 2010

Neil Labute Wicker Man. 'El imperio contraataca'





Como decía Claude Chabrol el cine es una ventana abierta al mundo, y desde su atalaya puedes observar como el hombre contempla la economía, la religión, la existencia de Dios, el desamor, la muerte...; pero esta proyección se hace a través del filtro del que mira, por lo que no podemos olvidar su ideología y sensibilidad.

Wicker man supone un contraataque a las teorías feministas muy bien elaborado por alguien que conoce el discurso, y que se ha preocupado de entenderlo, aunque sea para contraatacar. Ya es un paso. En otras ocasiones hemos denunciado la falsa publicidad que se hace de los filmes, y este es un caso ostentoso, en el que se trata de atraer al público con engaños y luego soltarle el panfleto. La sinopsis del DVD de El País reza así: El agente de policía Edward Malus ( atención al nombre del señor ) recibe una carta desesperada de una antigua novia en la que le pide ayuda para encontrar a su hija desaparecida. Edward viajará hasta una pequeña isla en el Pacífico norte llamada Summersisle para localizar a la pequeña. Allí se verá inmerso en una tela de araña de ritos primitivos y mortales tradiciones, y cada paso que da hacia la niña desaparecida le acercará más hacia lo inexplicable y sobrenatural".

No me puede decepcionar más ya el diario El País, que este verano ha dado muestras de lo que supone irse todo el equipo de vacaciones y dejar al frente de la empresa a unos becarios, que ellos sabrán como seleccionan, que han metido la pata hasta el fondo, y que han obligado a la defensora del lector a pedir disculpas a los que aún han tenido el valor de perder su tiempo y su dinero en leer la publicación.

El film no tiene nada de sobrenatural y es una chanza de los movimientos feministas llevando al absurdo planteamientos teóricos, con el fin de ridiculizarlos. Efectivamente Malus ( lo vamos a llamar así para que no haya dudas respecto a la intención de todos ) es un policía desempoderado (wiker=más débil; otros le llaman el hombre de mimbre) porque ha presenciado un trágico accidente en el que mueren una mujer y su hija. Cuando aún está en proceso de recuperación recibe una carta de una ex-novia que le llama a la isla de Summersisle, trampa de la que no se puede salir si no es en un hidroavión que transporta los suministros necesarios para el abastecimiento de la isla, y alli se encuentra con una secta de mujeres, que huyendo de la sociedad patriarcal y la caza de brujas, habían formado una sociedad primitiva, matriarcal y con ritos relacionados con la Madre Tierra, como la Fiesta de la Cosecha o la de la Fertilidad, cuyto ritual es secreto. Su investigación, como luego se verá, inducida le lleva a la conclusión de que estas horrendas y demoniacas mujeres, que viven de una agricultura ecológica, son abortistas, y sólo conservan unos pocos niños de los que van naciendo, para asegurarse la reproducción, son algo más que sus enemigas; también descubre que la niña desaparecida es su propia hija, a la que tuvo con su ex-amante, y que su destino es ser sacrificada a la diosa, muriendo quemada en la hoguera. La lectura es lineal y explícita y no precisa muchas interpretaciones.

Las niñas son enseñadas a odiar al hombre, símbolo fálico y Quijote que realiza acciones sin fines prácticos. Todas ellas guardan un silencio sectario, que recuerda a los niños de El pueblo de los malditos y forman una masa indiferenciada e impenetrable. El día del sacrificio se confunde con las mujeres, disfrazado de oso, y realiza el peor de sus descubrimientos: la víctima es él, y el lugar de la inmolación es un enorme muñeco de mimbre, sin falo, hueco por donde lo van a introducir para cometer su ginocidio. La llama la enciende su propia y monstruosa hija y mientras el hombre se quema las mujeres y niñas gritan a coro: "Muerte al zángano".

Muerto el agente, dos mujeres, una de ellas su ex-amante, se lanzan de nuevo a la ciudad en
busca de hombres fáciles, por su narcisismo, casi todos ellos polícias. ¿Qué tendrán estos agentes del cuerpo policial? Es curioso, pues la Hermana (así se llaman entre ellas, como las monjas católicas) Summersisle había sugerido al agente que en la isla había suficientes hombres para garantizar la reproducción y llevar a hombres del exterior, y además policías, supone un riesgo innecesario e ilógico si quieren supervivir como organización. En una maniobra de distracción del público, matan también al piloto del hidroavión; quizás se les pueda añadir el calificativo de suicidas.

Cualquiera que haya estudiado un poco las religiones de la antigüedad sabe que estos ritos eran usuales, y muchos de ellos secretos, y sólo podían asistir las mujeres, como la fiesta de la Bona Dea en Roma, sociedad nada matriarcal. Acusar a las mujeres que defienden la igualdad de abortistas criminales, sectarias, locas y retorcidas es muy maniqueo. No obstante aconsejamos que se vea, y se observe qué tiene de sobrenatural ; la metáfora de las abejas, poderoso y eficaz ejército destructor de amazonas contra el sexo masculino, además de poco original, no resulta efectiva en el film.

Esta película, obra de un misántropo, integrante de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, de la que también fue expulsado, recibió muy duras críticas.

El film, protagonizado por Nicolás Cage (casi su único interés) es una réplica un poco chusca, hecha por un hombre, de teorías feministas radicales. Sociedades androcéntricas han puesto al frente de asuntos secretos o discretos a mujeres, imponiéndoles la virginidad, como las Vestales romanas, lo que ha dado pie a todo tipo de fábulas masculinas. Creíamos que ésto pertenecía al pasado. ¿Es esto materia para un film de terror o un thriller ? Cualquier cosa lo puede ser, aunque hay un auténtico terror que recorre la espina dorsal de la sociedad: el asesinato de miles de mujeres cada día en el mundo.








dimecres, 22 de setembre de 2010

Martin Scorsese y Leonardo DiCaprio; Shutter Island. El mundo de la psiquiatría.


Hoy se ha producido una novedad importante para los que amamos el cine: la salida al mercado del DVD de Shutter Island de Martin Escorsese, lo que nos ha permitido disfrutar de una 'nueva película'. De acuerdo con el autor el guión permite diversas lecturas, pero la segunda vez que la ves, de la mano del director, de Leonardo DiCaprio y el psiquiatra James Gilligan, asesor de Scorsese, haces un viaje por el laberinto del cerebro humano, donde se generan los monstruos, el amor, el dolor, el odio...

El film tiene como escenario la guerra psiquiátrica que se produjo en Estados Unidos a principios de la década de los cincuenta, en la que competían tres orientaciones distintas:

  1. La quirúrgia, cuya práctica más usual era la lobotomía transorbital, encabezada en la ficción por el Doctor Naehring (Max Von Sydow), que consiste en insertar un picahielos por el ojo hasta el cerebro para desgranarlo. En aquella época, en la América real, el Doctor Freeman recorría el país convenciendo a todos sus colegas de la bondad de esta intervencion y realizando personalmente cuantas intrusiones físicas podía; las consecuencias negativas para el enfermo, que se convertía en un autómata sin recuerdos ni voluntad, convirtieron este remedio en símbolo de científicos locos o médicos trastornados, como el Doctor Fausto o el Doctor Frenkestein (según Gilligan). Nosotras, cuando vimos la película en el cine, (ver post en el blog) lo relacionamos con los doctores malignos de la tradición del cine alemán y sueco (Dr.Mabuse, Doctor Verguerus). De hecho cuando Teddy Daniels entra por primera vez en el recinto que ocupan los psiquiatras, decorado con gran lujo, ve en la pared una cuadro que representa a Hitler; Teddy relaciona las investigaciones que se realizan en Sutter Island con el Comité de Actividades Antiamericanas, y se monta una historia tan verosímil que muchos la prefieren a la de Scorsese.
  2. La farmasicológica, que consiste en la administración de thorazina y litio, que hoy se usa en los trastornos de personalidad, pero que entónces tenía efectos secundarios graves.
  3. La radical, defendida por el Doctor Cawley ( Ben Kignsley ), con la ayuda del Doctor Lester Sheeman, que se basa en un tratamiento psicoanalítico, sin fármacos, conducente a que el enfermo reconozca el trauma, con el argumento de que las heridas crean los monstruos que han originado su enfermedad. En este caso fracasará y deberá entregar al paciente a su oponente el Doctor siniestro.
Hemos dicho ya muchas veces que los americanos no tienen ningún temor a analizar sus principios como pueblo y asociarlos con la criminalidad; Como ocurrió con el Imperio Romano, cuyos orígenes míticos narra Tito Livio en An urbe condita, según los cuales sus fundadores, Rómulo y Remo, fueron amamantados por una loba (aunque Livio matiza y asocia loba a prostituta), Escorsese hace decir a su protagonista que a él lo criaron los lobos. Es un hombre entrenado para ser violento, que participa en la Segunda Guerra Mundial y después ejerce como policía judicial. Su mujer sufre enajenación mental que él no quiere ver, hasta que se encuentra a sus hijos muertos, víctimas de un homicidio ' altruista', como le llama el Doctor Cawley, que comete una madre cuando quiere evitar el dolor de sus hijos. Pero Teddy no acepta esta realidad y crea una personalidad múltiple, que gira en torno a cuatro nombres, cuatro monstruos inventados: Andrew Laeddis, Rachel Solando, Dolores Chanal y Edward Daniels, que son anagramas entre sí: todos tienen trece letras. Él, en realidad, es Andrew Laeddis. Acabará suicidándose simbólicamente, de manera voluntaria; Su argumento es: ¿Qué sería peor vivir como un monstruo o vivir como un hombre bueno ?

La segunda vez que ves el film, tras el making off (lujo que te puedes permitir, sin hacerte a tí mismo spoiler ), observas con claridad , como afirma Scorsese, lo que no habías visto la primera: la actitud de temor de guardias y personal auxiliar, o de relax cuando médicos y enfermeras comparten un rato de ocio con los pacientes; las habitaciones en que duerme, la ropa que lleva...; la tirita en la frente ( resultado de una intervención o productos de una lesión en algún forcejeo) ya la habíamos visto. El compañero policía no es otro que su psiquiatra Lester Sheehan. Toda la historia es producto de un montaje realizado por un ser inteligente, lo que le hace más peligroso, para no hacer frente a la realidad.

Las guerras tienen efectos secundarios graves para los que intervienen en ellas; desde las guerras mundiales, pasando por Vietnam y llegando a Yugoeslavia e Irak, miles de cadáveres vivientes arrastran sus almas en pena por el mundo. Unos cometen crímenes horrendos ( El valle de Elah de Paul Haggis), o acaban en terribles psiquiátricos, en los que cabe la duda de que se experimente con ellos (¿Es una alucinación de Teddy, o no ? ).

Como dice Scorsese la cinta tiene muchas lecturas, y depende, como siempre de la experiencia del que la ve; de momento hemos visto dos posibilidades ¿reales o ficticias ? Ambas son coherentes, y en la metadiégesis sería verosimil pensar que efectivamente se cometen crímenes en Shutter Island y que se somete a un tratamiento al investigador, generándole un trastorno múltiple que no le hará creíble ante nadie. Pero esto es pura imaginación, aunque constituye un discurso paralelo bien hilado.

Propuestas didácticas:

Quiero que os fijéis en el avance de la ciencia y en la situación dd precariedad que vivían los enfermos mentales, hace apenas medio siglo; del mismo modo relexionad sobre las consecuencias de las guerras en los que sobreviven a ellas, sean hombres o mujeres.

Cuando lo necesitamos sacamos todas las enegías de que disponemos para enfrentarnos a la adversidad, pero las heridas que quedan generan monstruos, como dice el doctor Cawley, muchas veces difíciles de eliminar. En este universo kafkiano, al final del laberinto a todos nos espera nuestro faro, nuestra sonata de otoño.



En epoca de crisis triunfa la moda para la tercera edad


Un modista madrileño ha decidido ampliar el mercado y extender la moda y las modelos a la tercera edad.

Hay que poner altos tacones a las ancianas, no sabemos con qué objetivo. Aconsejamos ver Teniente Corrupto de Herzog.

¡Qué cruz!

dimarts, 21 de setembre de 2010

Sam Raimi. Premonición. La violencia estructural, cultural y directa






Premonición de Sam Raimi, como muchos otros filmes americanos denuncian sin reparos la violencia estructural, cultural y directa de la America profunda, hija de la limitación de recursos para vivir una vida digna, que generalmente desemboca en la violencia directa contra las mujeres o los niños, mientras la sociedad, ignorante y llena de prejuicios, prefiere mirar hacia otra parte.

Una viuda, Anni Wilson, aprovecha sus dotes premonitorias para llevar un complemento económico a su familia; en un núcleo pequeño de población, donde todos se conocen, un sacerdote o una mujer con poderes adivinatorios son los apoyos necesarios para que los vecinos se desahoguen e intenten buscar un pequeño sostén a sus miserables vidas; las mujeres son maltratadas por sus maridos o amantes, los niños sufren los abusos sexuales de sus padres, pero, aunque muchos obvservan las palizas brutales, que llegan incluso al homicidio, todos justifican en mayor o menor medida al agresor.

Esta mujer va resolviendo la investigación porque conoce muy bien a los miembros de la comunidad; especialmente Donni (Keanu Reeves) es un hombre muy machista y violento, que propina tremendas palizas a su mujer, por lo que es un cándidato perfecto para cargar con la culpa. También Anni deberá soportar todo tipo de presiones, humillaciones y amenazas, que incluyen a sus hijos, por parte de las instituciones judiciales y policiales, y las agresiones verbales del pueblo, a causa de su colaboración en el descubrimiento del cadáver. Pero Danni no es el único violento, hay otros, de mayor nivel cultural, como el fiscal y el director de la escuela, cuya posición y prestigio les obliga a actuar con más discrección.

A pesar de todo ella también se equivoca, pues sus dotes adivinatorias son escasas, y no sabe ver en primera instancia al asesino, ni las causas de la depresión de un joven, del que abusa el padre, y cuya historia acabará en tragedia.

Sam Raimi, como muchos otros cineastas norteamericanos, aborda el problema de la violencia de género y del temor constante en que viven muchas mujeres, entre ellas la protagonista, cuyo máximo pecado es la de consolar, a cambio de una pequeña retribución, a gente necesitada de ayuda que no puede solicitar el servicio de psiquiatras y psicólogos, como la alta burguesía representada por Woody Allen.

La opción del thriller de terror reduce la carga de su denuncia, aunque el miedo no lo producen ectoplasmas sino hombres de carne y hueso cuyas amenazas son muy versosímiles. También nos hace sentir el miedo de los niños que entran en el mismo paquete que la madre y son objeto de las mismas amenazas. Una mujer guapa, joven, sola y autosuficiente puede romper el equilibrio de una comunidad en la que sus mujeres están acostumbradas al engaño, el palo y la humillante resignación.


Propuestas didácticas:

¿ Por qué crees que con frecuencia se recurre a poderes sobrenaturales para alcanzar la justicia ? ¿Crres que fallan los tribunales ?

Se acerca la fecha fijado para la lucha contra la violencia de género. Entre todas las propuestas nos gustaría que eligieras una.

El film de Raimi es una denuncia muy bien realizada; se ha alabado mucho por la crítica la música de Cristopher Young.


dilluns, 20 de setembre de 2010

Louis Malle. La pequeña. La violencia de género


Louis Malle realiza en 1978 un film, La pequeña, que es posible que hubiera tropezado con grandes dificultades en la actualidad en la que se han desarrollado leyes de protección del menor y contra la violencia de género; la fotografía de Sven Nykvist es de una gran belleza, los ambientes tienen glamour, pero el hecho de utilizar para el papel de la protagonista a una niña de doce años, es más que discutible.

Una grupo de niños y niñas, de distintas edades, viven en un prostíbulo sin contacto con el exterior, rodeados de bellos objetos y ropas y de sirvientes negros ( la acción se desarrolla en New Orleans, en torno a 1917 ); desde su nacimiento han tenido como único referente a sus madres y amigas, y a la madame del lupanar, y su objetivo es alcanzar su estatus e incorporarse a la vida de los adultos, que en este caso supone prostituirse. No se añora lo que se desconoce: el juego, la educación, los estudios...

Una cámara de fotografiar, Bellocq, entra en este mundo sórdido para obtener imágenes constativas de esta realidad y se esfuerza por no involucrarse sentimental ni emocionalmente; el único objetivo es obtener imágenes del burdel y transmitirlas a la sociedad. La iniciación se realiza mediante una subasta entre los clientes, que la niña vive como una fiesta. Las madres son el referente de sus hijos y por lo tanto, en seres que desconocen los conceptos de bien y mal, no existe ninguna barrera moral que obstaculice la imitación de sus mayores.

Los miembros del grupo dotados de sensibilidad, como el pianista negro, muestran la tristeza en la mirada, el resto vive el hecho con alegría. Los que, por suerte, estamos en el otro lado no nos sentimos bien mirando a una niña patéticamente vestida y pintada como una vieja y alternativamente jugando con una rata, comiendo y bebiendo del mismo recipiente que un gato o jugando como un chico con los niños de su edad, para inmediatamente expresarse como una prostituta.

Concluido su trabajo y asqueado por la contemplación de este crimen constante, el fotógrafo abandona el burdel; tras una rabieta, la niña se escapa y se refugia en su casa. Él le regala una muñeca, como corresponde a su edad, y la fotografía con ella, resaltando el patetismo de la situación. Pero finalmente cae en la trampa, se enamora y se casa con ella ( no debemos pasar por alto que en la época representada esto no era ilegal, si lo consentían los padres-Te pone enferma. Lo más violento visualmente es la fotografía de una niña que aún no se ha desarrollado tumbada en una cheslong desnuda y en una postura provocadora.

Aunque es posible que Louis Malle hubiera tenido problemas por la difusión de estas imágenes, de una menor, no podemos ser hipócritas; hay países en los que se practica el turismo sexual con niños, denunciado por cineastas como Danny Boyle en Slumdog millionaire o Doris Dörrie en Cerezos en flor. Muchos nacen y viven en las cárceles, porque no la sociedad no ha encontrado una forma mejor para que estén con sus madres.

Los niños de Malle, como sus madres, no saben leer ni escribir, pero llevan buenas ropas, y precisamente ese estiticismo es lo que afrenta más a la dignidad de los niños, la mayor denuncia que se puede hacer; es escalofriante pensar que alguien pueda disfrutar viendo estas imágenes que son un revulsivo moral ¿Cómo le dices a un niños que todo lo que ha vivido como una fiesta desde su infancia es abominable ? ¿Que las personas a quien ha querido no pueden salir de esa isla artificial que se ha generado para ellas ? ¿Quién tiene la respuesta?

Cuando la madre, que ha rehecho su vida y quiere borrar todo resto del pasado, casada con un contratista, arranca a la niña de los brazos del marido, el último plano de su rostro no augura un feliz desenlace. La niña no tiene conciencia de maltrato y su experiencia vital ha sido la de la extrema libertad sin normas, sin obligaciones, con la única salvedad de aguantar a los clientes, que para ella supone el objetivo, la entrada en la vida de los adultos. ¿cómo aceptará la disciplina de un colegio ? ¿Cómo la relación con jóvenes de su edad ? Demasiadas incógnitas.

La verdadera violencia es ésta: privar a los seres humanos de los elementos necesarios para el desarrollo de una vida digna, y aislarlos en ghettos de los que tarde o temprano tienen que salir. El niño ha sido pervertido cuando estaba formando su autoconciencia. En ciertos sectores se vive la prostitución infantil como un drama, una violencia, y es más fácil salir de ella; el caso que plantea Louise Malle es diábolico, aunque no inexistente. ¿Cuántas cámaras podrían dar fe de ello ?

Los niños de Sleepers de Levinson vivían para la venganza, la de Malle para regresar al paraiso perdido.

Propuestas didácticas:

La trata de blanca, especialmente cuando se ejerce contra los niños , es el mayor crimen, la mayor violencia del sistema sexo/género, porque marca a ésto@s cuando están formando su conciencia y su personalidad, por lo que puede dejarlos marcados para siempre- Ahora que nos acercamos al día que las Naciones Unidas han señalado como fecha para reflexionar sobre la violencia contra la mujer, conviene que no nos olvidemos de ellos. Si Louis Malle quería remover las conciencias, es seguro que ha removido las de los que las tienen.Mirar hacia otra parte no ha sido rentable para la sociedad, como lo prueban las últimas denuncias contra pederastas.


Labordeta se ha ido llevándose un gran trozo de este mundo


Jose Antonio Labordeta se ha marchado y con él se lleva gran parte de nuestros sueños y recuerdos. Muchos recordarán sus canciones y sus poemas, acompañadas del grupo La Bullonera, su música de tinte nacionalista-reivindicativo al estilo del cantautor de la época; también aquella simpática salida de tono que hizo reir a todo el Parlamento español: "¡A la mierda, joder!", muy propia de su talante y muy poco adecuada al foro n que fue pronunciada, pero salida del alma.

Todos conocíamos su enfermedad, con la que ha luchado hasta el punto de grabar un disco, Vayatrés, con un trio al que bautizó como Los tres terrores. Un mundo se acaba, y comienza otro que esperamos sepa recoger el testigo de los que se van, dejando atrás la futilidad y frivolidad dominante.


In memoriam:

Habrá un día
en que todos
al levantar la vista
veremos una tierra
que ponga libertad












Máximo representante de la España plural y de la lucha contra la dictadura, nos recuerda que lo importante es el hombre. Eran tiempos de solidaridad en los que las manifestaciones de las distintas sensibilidades encontraban un marco alegre y común en este país generalmente desangrado en luchas estériles, al que retrató otro aragonés ilustre: Goya.

Pocas veces alguien merece que un Presidente del Gobierno le escriba una carta de despedida, sencilla, sin protocolo, dirigida al alma ; Labordeta se lo ha ganado, por sus cualidades humanas...

diumenge, 19 de setembre de 2010

Barry Levinson. Sleepers. El triángulo de la violencia y la dialéctica negativa.

Si yo tuviera que escoger un documento para ejemplificar el triángulo de la violencia de Johan Galtung, no dudaría un momento: seleccionaría Sleepers de Barry Levinson, adaptación de la novela de Lorenzo Carcaterra. Galtung y Susan George hablan de tres formas de violencia: violencia estructural, violencia cultural y violencia directa.



Estas formas de violencia son interdependientes y constituyen la base de la violencia de género; la violencia es lo contrario de la libertad, y el Miedo y el Desempoderamiento son sus consecuencias más importantes. El film de Levinson es de manual. Cuatro jóvenes viven en un barrio neoyorkino, Hell's Kitchen, multiracial y dirigido por la corrupción, en el que los niños pueden jugar libremente pues los mafiosos no intentan operar en sus calles; pero en este lugar imperan los conflictos imbricados en las estructuras sociales, cuyo resultado es la explotación, la discriminación y la marginación de personas y grupos, caldo de cultivo de la violencia de género en todas sus manifestaciones, que reina en el interior de los hogares y que deja sus huellas en los jóvenes que conviven con ella diariamente. Los hombres admiran a Lucky Luciano y hablan con fervor de él a sus hijos; sólo una niña convive con estos jóvenes.

Uno de ellos reflexiona sobre la revolución del 68 y el movimiento feminista de una manera que no plantea dudas de su conformidad con la dialéctica negativa defendida por los neomarxistas: " Jóvenes inconformistas hablaban de cómo iban a cambiar nuestras vidas ;mientras gritaban sus eslóganes mis amigos y yo asistíamos a los funerales de los jóvenes de Hell's Kitchen que regresaban de Vietnam. Escépticos mirábamos la cara de aquellos que estaban protegidos por el dinero y por una clase social media-alta. Un creciente ejército de feministas marchaba por el país exigiendo igualdad, mientras nuestras madres cocinaban y se ocupaban de hombres que las maltratan mental y físicamente. Para mí y para mis amigos esos avances no tenían peso, podían muy bien haber ocurrido en otro país o en otro siglo; nuestra atención estaba en otra parte: sentados con el padre Boby en la habitación de un hospital acompañábamos a John que se recuperaba de la punción de un pulmón, regalo de un novio de su madre demasiado efusivo," La violencia estructural está muy bien definida en esta secuencia; el padre Bobby es un cura, hijo del barrio, al que un gángster, encarnado por Vittorio Gasman, lo define como un hombre que hubiera sido un buen matón, si no se lo hubiera llevado 'la otra parte'.

Un día los niños cometen un tremendo error y le roban un carrito de 'perritos calientes' a un pobre hombre, sin pensar en que era su medio para mantener a sus hijos, aunque pensaban devolvérselo, se les desliza por las escaleras del metro y hiere de gravedad a un usuario, por lo que todos acaban en el reformatorio; allí continúa la violencia contra los niños desempoderados, a los que los guardias maltratan y violan reiteradamente. A uno negro lo matan.

Ya adultos, dos de ellos encuentran a uno de estos guardias en un restaurante, se vengan y lo asesinan; los otros dos, que arrastran su trauma, organizan su defensa: uno de ellos que llega a ser fiscal, acepta el caso con un propósito: juzgar a todo el reformatorio de Wikinson que no cumplió con su deber de velar por los niños bajo su custodia ( al dolor por las heridas unen la verguenza de confesarlo). Aquí entra en juego la violencia cultural, que apoya a los funcionarios frente a unos manguis de Hell's Kitchen; todo el barrio reacciona al unísono para ayudar a los jóvenes, y un tendero define a la justicia con palabras muy duras: La calle es lo único que importa; el tribunal es para los ejecutivos con dinero y abogado.s con tres apellidos. Si tienes pasta, puedes comprar el tribunal, pero en la calle la justicia no se puede comprar. Es ciega donde se sienta el juez, pero no lo es aquí afuera; aquí tiene ojos. Desgraciadamente muchas actuaciones de los tribunales han generado esta conciencia en el ciudadano, que se ve corroborada en el film, cuando tras reconocer un funcionario los abusos y violaciones, se borran sus declaraciones por una cuestión de procedimiento.

Así pues estos jóvenes han sufrido hasta el momento los tres tipos de violencia: una sociedad que les niega lo necesario para el desarrollo de sus potencialidades; una opinión manejada por los que dominan los aparatos ideológicos y orquestada para impedir que se haga justicia con los adolescentes. Pero al final ocurre algo sorprendente: ese cura hijo del barrio, Robert Carrillo (Robert de Niro) miente sobre la Biblia y les da una coartada a los acusados, para que por fín se haga justicia. Ellos habían matado a un asesino en un país donde está vigente la pena de muerte.

No obstante sólo se contempla la venganza, pues las condiciones económicas y sociales de estos dos jóvenes no cambian y morirán antes de cumplir treinta años víctimas de sus excesos y de la Ley de la calle, que también actuará contra el resto de los funcionarios implicados. Los otros dos alcanzarán la redención.

Es un dilema moral importante, que se mueve en arenas movedizas; la sociedad no encuentra la forma de castigar a los culpables cuando son poderosos y esta situación genera un ideología negativa de defensa de estos grupos marginados, para los que hasta ahora no se ha encontrado una solución. Restos de los que ya hemos hablado. No obstante la sociedad avanza, y los más maltratados hoy son menos y en menor medida que en el pasado., lo que en absoluto es suficiente. La justicia debe ser justa, porque los efectos secundarios son peligrosos; y ciega, pero porque no mira a quien juzga y no por mirar a otra parte.

En muchas zonas marginales se mira a los gansters como auténticos protectores.



Noam Chomsky i les 10 estratègies de la manipulació mediàtica

Per mitjà de Dolors Reig a Twitter (@dreig) m'assabente d'un post o entrada molt interessant provinent de la bitàcola Pensamiento imaginactivo, sens dubte, un blog de caràcter sociològic que caldria llegir de tant en tant. L'autor, Manuel Gross, hi reprodueix les 10 estratègies de la manipulació mediàtica que no fa gaire temps ha elaborat el conegut lingüista Noam Chomsky. Al meu parer, és molt educatiu revisar i comentar a classe aquests 10 punts per traure a la llum la manera com la funció dels media, en lloc d'informar-nos realment, ens desinforma i manipula amb subtileses que se'ns escapen. Els qui vivim en el territori valencià ho patim escandalosament amb els mitjans de comunicació autonòmics i no sols en ells. Hi ha moltes formes de detectar la manipulació. Per què no comencem a aplicar-hi la comprovació d'aquests 10 punts. Ací van.
1. L'estratègia de la distracció
L'element primordial del control social és l'estratègia de la distracció que consisteix a desviar l'atenció del públic dels problemes importants i dels canvis decidits per les elits polítiques i econòmiques, mitjançant la tècnica del diluvi o inundació de contínues distraccions i d'informacions insignificants .
L'estratègia de la distracció és igualment indispensable per a impedir al públic interessar-se pels coneixements essencials, en l'àrea de la ciència, l'economia, la psicologia, la neurobiologia i la cibernètica. Es tracta de mantenir l'atenció del públic distreta, lluny dels vertaders problemes socials, captivada per temes sense importància real. Mantenir al públic ocupat, ocupat, ocupat, sense temps per a pensar; "de tornada a la granja com els altres animals".
2. Crear problemes i després oferir solucions

Aquest mètode també és anomenat "problema-reacció-solució". Es crea un problema, una "situació" prevista per a causar certa reacció en el públic, per tal que aquest siga el mandant de les mesures que es desitja fer acceptar. Per exemple: deixar que es desenvolupe o s'intensifique la violència urbana, o organitzar atemptats sagnants, per tal que el públic siga el demandant de lleis de seguretat i polítiques en perjudici de la llibertat. O també: crear una crisi econòmica per a fer acceptar com un mal necessari el retrocés dels drets socials i el desmantellament dels serveis públics.
3. L'estratègia de la gradualitat
Per a fer que s'accepte una mesura inacceptable, n'hi ha prou d'aplicar-la gradualment, a comptagotes, durant anys consecutius. És d'aquesta manera que les condicions socioeconòmiques radicalment noves (neoliberalisme) van ser imposades durant les dècades de 1980 i 1990: Estat mínim, privatitzacions, precarietat, flexibilitat, atur en massa, salaris que ja no asseguren ingressos decents, tants canvis que haurien provocat una revolució si hagueren estat aplicats d'una sola vegada.
4. L'estratègia de diferir
Una altra manera de fer acceptar una decisió impopular és la de presentar-la com "dolorosa i necessària", de manera que obtindrà l'acceptació pública en el moment per a una aplicació futura. És més fàcil acceptar un sacrifici futur que un sacrifici immediat. Primer, perquè l'esforç no és emprat immediatament. Després, perquè el públic, la massa, té sempre la tendència a esperar ingènuament que "tot anirà millor demà" i que el sacrifici exigit podrà ser evitat. Això dóna més temps al públic per acostumar-se a la idea del canvi i per a acceptar-la amb resignació quan arribe el moment.
5. Dirigir-se al públic com a criatures de poca edat
La majoria de la publicitat dirigida al gran públic utilitza discursos, arguments, personatges i entonació particularment per als nens, moltes vegades propers a la debilitat, com si l'espectador fos una criatura de poca edat o deficient mental. Com més s'intente enganyar a l'espectador, més es tendeix a adoptar un to infantilizant. Per què? "Si un es dirigeix a una persona com si ella tingués l'edat de 12 anys o menys, llavors, en raó de la suggestionabilitat, ella tendirà, amb certa probabilitat, a una resposta o reacció també desproveïda d'un sentit crític com la d'una persona de 12 anys o menys (veure "Armes silencioses per a guerres tranquil·les") ".
6. Utilitzar l'aspecte emocional molt més que la reflexió
Fer ús de l'aspecte emocional és una tècnica clàssica per a causar un curt circuit en l'anàlisi racional i finalment al sentit crític dels individus. D'altra banda, la utilització del registre emocional permet obrir la porta d'accés a l'inconscient per a implantar o empeltar idees, desitjos, pors i temors, compulsions, o induir comportaments ...
7. Mantenir al públic en la ignorància i la mediocritat
Fer que el públic siga incapaç de comprendre les tecnologies i els mètodes utilitzats per al seu control i la seua esclavitud. "La qualitat de l'educació donada a les classes socials inferiors ha de ser la més pobre i mediocre possible, de manera que la distància de la ignorància que planeja entre les classes inferiors i les classes socials superiors siga impossible d'assolir per a les classes inferiors (mireu en 'Armes silencioses per a guerres tranquil·les') ".
8. Estimular al públic a ser complaent amb la mediocritat
Promoure el públic a creure que és moda el fet de ser estúpid, vulgar i inculte ...
9. Reforçar l'autoculpabilitat
Fer creure a l'individu que és només ell el culpable per la seua pròpia desgràcia, per causa de la insuficiència de la seua intel ligència, de les seues capacitats, o dels seus esforços. Així, en lloc de rebel.lar-se contra el sistema econòmic, l'individu s'autodesvalida i es culpa, cosa que genera un estat depressiu, un dels efectes del qual és la inhibició de la seua acció. I, sense acció, no hi ha revolució!

10. Conèixer els individus millor del que ells mateixos es coneixen
En el transcurs dels últims 50 anys, els avenços accelerats de la ciència han generat una bretxa
creixent entre els coneixements del públic i aquells posseïts i utilitzats per les elits dominants. Gràcies a la biologia, la neurobiologia i la psicologia aplicada, el "sistema" ha gaudit d'un coneixement avançat de l'ésser humà, tant de forma física com psicològica. El sistema ha aconseguit conèixer millor l'individu comú del que ell es coneix a si mateix. Això vol dir que, en la majoria dels casos, el sistema exerceix un control més gran i un gran poder sobre els individus, més gran que el dels individus sobre ells mateixos.
Font: LAidea http://laidea.agriculturaecologica.eu/?p=3202

Hem d'estar alerta, xiques i xics. Aquestes paraules ens ensenyen a prevenir la incultura i el passotisme, el "ni estudie ni treballe", la pèrdua de les ideologies, la sensació de caos i d'insolidaritat, la falta de participació ciutadana en la política i la societat, i alguns càncers socials més que el nostre absentisme permet que s'estenguen. Al capdavall, no permetem que coarten les nostres llibertats amb una espantosa manipulació.

Martin Scorsese. Malas calles. El desempoderamiento de la amistad no correspondida






Martin Escorsese es un fiel cronista de las calles de New York, y especialmente de su Little Italy. Cámara al hombro, música no hecha ad hoc ( Be my Baby, The Ronettes, Tell me de los Stones o Jumpin'Jack Flasch) y mucha referencia al cine, especialmente de John Ford y su Centauros del desierto, realiza un film, Malas calles, que nos hace reflexionar sobre las consecuencias de una amistad no correspondida de un hombre, Charly (Harvey Keitel) que tiene la posibilidad de ascender en la escala social dentro de su universo italiano, del que luego hablaremos, pero que es incapaz de desprenderse del lastre de un par de 'amigos', un hombre , Johnny Boy, (Robert de Niro) y una mujer, su prima Teresa, que están a punto de acabar con su vida, y si bien no lo consiguen si acaban con su carrera.

Charly y Johnny son unos pequeños mafiosillos de tres al cuarto que siempre andan muy escasos de dinero. Pero mientras Charly es apreciado por todos, su amigo es autodestructivo e irredento y está abrumado por el peso de sus deudas. Cuanto más se compromete Charly para ayudarle, más incapaz e irresolutivo se hace el amigo. Estos pequeños gánsters intentan cubrir las apariencias con una vida digna y un comportamiento ejemplar y el escaso rendimiento de sus pequeñas extorsiones se las gastan en el cine; Charly tiene un tío que se mueve en esferas más elevadas de la Cosa Nostra y le ofrece regentar un restaurante con la condición de que se desprenda de Jhonny y su prima, consideradas malas compañías en su medio. Esta es la línea roja que no puede cruzar el protagonista, aunque nunca se lo confiesa a sus amigos y sigue prestándoles una ayuda que ellos se encargan de despreciar. Algunos comentaristas ven en este hecho un rasgo de debilidad de un hombre que no reune las condiciones para ocupar el lugar que le tiene reservado el destino. El error es suyo.

Lo cierto es que su incapacidad de romper esta situación, de la que es consciente, supone un grave obstáculo no sólo para sus planes vitales sino para su propia conciencia en proceso de regeneración, ( según confiesa al principio del film ésta está en su casa y en la calle y no en la iglesia ), y le va colocando en una situación cada vez más comprometida y menos airosa. Cuando Jhonny Boy (JB a partir de ahora ) llega al climax de su locura y desfachatez, Charly pierde los nervios , se da un conato de enfrentamiento físico y entonces es acusado por el 'amigo' de violento y de no haber hecho nada por él . JB, con una actitud sumamente egoísta, ve como única salida a las deudas descomunales contraídas para una economía como la suya, el rico tío de Charly, algo totalmente vedado, aunque él no lo sepa; en esta refriega, Teresa sufre un ataque de epilepsia por la tensión y Charly, en el colmo de la injusticia, es acusado por una vecina, que ignora el origen del conflicto, de maltrato. Aún así, y jugándosela una vez más, consciente del peligro que corre JB, presta su último servicio a este hombre, que acaba en tragedia.

Es el Cuaderno del Director se revela que es una obra autobiográfica, en forma de western, en la que equipara a estos tipos de los bajos fondos neoyorkinos, estos outsiders, con los solitarios y valientes personajes de John Ford y crea una nueva forma de ver el cine negro más urbana, uniendo la visión del melodrama de Fellini o Visconti. No hay que buscar en Malas calles bellas imágenes, pero es un trozo de vida, un pedazo de los vicios de la sociedad moderna.

Scorsese plantea un gran dilema moral, en un escenario en que, aunque sus personajes se mueven con gran dignidad, e incluso correctamente vestidos aparentan un estatus del que carecen (imágenes de Charly, Harvey Keitel, caminando mientras la cámara le sigue mostrando sus espaldas); en este medio reina la camaradería y los réditos de una pequeña estafa, ( veinte dólares ) se consumen en una entrada solidaria al cine, gran afición de los muchachos. Es muy duro dejar pasar la oportunidad de salir de este mundo de manguis, en el que no es usual ni la navaja y todo se resuelve a puñetazos, rodados con gran verosimilitud, mientras que el beneficiario del sacrificio lo recibe como si lo besaran durmiendo.

Las mujeres que se mueven alrededor de estos jóvenes son tan outsiders como ellos y todas se dedican al mundo del espectáculo y la prostitución; la prima de JB es epiléptica, lo que se considera locura en este medio, e intenta salir de su casa e independizarse de sus padres; la irresponsabilidad de JB que se comporta como un golfo de barrio, cada vez más endeudado, sin importarle las consecuencias de sus acciones, también está a punto de llevársela a ella por delante. Las pistolas empiezan a aparecer y a hablar por ellos; el sacrificio de Charly se revela absolutamente inútil.

Propuestas didácticas:


Recomiendo muy encarecidamente ver este film de Scorsese, en el que lo más interesante es la profundización en los personajes, por parte de un hombre que ha vivido en esas malas calles. Charly es un joven
que también desea vivir, disfrutar, ir al cine, pero debe hacer de 'padre' de JB. Este es el dilema. Es evidente que la debilidad y el desempoderamiento del protagonista deriva de una amistad mal entendida.

¿Qué hubieras hecho tú en su caso ? ¿Consideras que su forma de actuar denota debilidad, como piensan algunos ?


Shimizu Takashi. La maldición. El lado oscuro y el espejo lacaniano


Los que seguís este blog habréis comprobado que hay continuas incursiones al mundo de la ciencia- ficción y el terror, el lado oscurso y la distopía; el lenguaje imaginario y simbólico permite realizar análisis de calado del comportamiento humano y social y adentrarse en el terreno del psicoanálisis y la interpretación de las imágenes que proliferan en el mundo actual. Algunos afirman que ciertas bandas sonoras fílmicas no son diegéticas, pero es suficiente asistir a una exhibición de fuegos artificiales para imaginar cómo debe ser el bombardeo real de una ciudad y el terror de sus ocupantes; no acompaña ciertamente a la reflexión intelectual en un mundo tranquilo sobre el hombre y su destino , pero es adecuado para representar una realidad extrema.

Hoy haciendo un tremendo esfuerzo y todavía invadida por un profundo terror me he introducido en el imaginario de Shimizu Takashi ( tiemblo al pensarlo ). La simple decisión de ver su film La maldición (The grudge) me producía tremenda inquietud; alguna de las imágenes tienen una función apelativa, y sus actores nos miran de frente, por ello Takashi ha elegido una expresión introductoria alarmante: "No me mires a los ojos..."

Uno de los monstruos que perturba al ser humano es su propia muerte. De ella y de la posibilidad de seguir una vez la Parca detiene nuestro camino, es decir de la existencia de un Dios, se han ocupado los más prestigiosos autores como Bergman, Chabrol, Hitchcock.., aunque siempre está en mayor o menor medida en las películas de cualquier género.

En el film que analizamos una joven trabajadora social voluntaria se ve obligada a acudir a un hogar ocupado por una anciana incapacitada por una enfermedad degenerativa; allí comienza una serie de visiones, que van acabando con todos aquellos (especialmente mujeres de cualquier edad ) que tienen la mala suerte de padecerlas y que están conectados entre sí por razones familiares o laborales. Pero enseguida surge la pregunta ¿ por qué no elimina a Rika, que es la que ha estado en contacto más frecuente con estas visiones ?

La respuesta viene de la mano de Lacan y los distintos estadios del espejo, teoría elaborada por el profesor en sucesivos seminarios, el primero de los cuales es el de la constitución del Yo, como sabemos. Al final, la joven se mira en el espejo y ve su lado oscuro: el monstruo es ella, bajo la apariencia de Kayako, fantasma vengativo ficticio creado por los filmes de terror. La explicación puede estar en el aserto de Lacan de que no hay evaginación desde un interior a un exterior, sino al revés, por lo constitutivo de la exterioridad de la imagen en el que el yo se forma; el hombre es él y sus circunstancias diría Ortega y Gasset, y el medio en que se desenvuelve es constitutivo de su personalidad. Es la imagen reflejada la que le da la respuesta y no al revés. Rika acude forzada por un compañero a ese hogar, al que todos los que van no vuelven; su situación de desempoderamiento a causa de su juventud, sexo y bisoñez en lo profesional le obligan a realizar tareas que nadie quiere hacer.The Grudge describe una maldición que nace cuando alguien muere en dominio de una poderosa ira o pena extrema. Los que encuentran esta fuerza asesina sobrenatural mueren y la maldición renace repetidamente, pasando de víctima a víctima en una interminable y creciente cadena de horror. El origen de la maldición está en un asesinato producto de la violencia de género: un hombre asesina a su mujer, a su hijo e incluso a la pequeña mascota: un gato negro.

Todos llevamos esos monstruos dentro, pero el cine oriental, en este caso japonés, genera imágenes terribles de ellos, que han sido objeto de múltiples remakes norteamericanos; la música y la banda sonoras son de infarto y el uso de imágenes propias del reinado de la superstición abundante, como los gatos negros. Yo he tenido trece años en mi casa uno de estos gatos abisinios y os aseguro que tenía más bondad y alegría en su pequeño cuerpo que muchos seres humanos.




Propuestas didácticas:

Este film ha sido calificado entre los americanos como poco recomendable, por el horror que transmite; las imágenes no son especialmente crudas, pero es uno de los ejemplos en los que una banda sonora puede recrear una situación verosimil, por muy ficticia que sea, que se vive como real y puede perturbar a las personas más sensibles. Yo reconozco que me he pasado un mal rato, con el objetivo de analizar las imágenes y metáforas con que juega este género.

Los jóvenes, con corazones resistentes, son muy aficionados a este género de terror, y algunos consideran el film falto de emociones. Para muchos de vosotros quizás sea muy dura.