dijous, 14 d’octubre de 2010

Zhang Yimou.La maldición de la flor dorada. El Ying y el Yang.

La maldición de la Flor Dorada es una tragedia de inspiración griega y shakesperiana en un mundo oriental de gran lujo visual que extiende su esplendor desde los decorados hasta la indumentaria y el atrezzo. En este escenario se representa un drama que recurre a tópicos literarios muy antiguos: hijos que desconocen su origen y como consecuencia se relacionan incestuosamente (Edipo); madres repudiadas que guardan rencor eterno, rivalidad entre hermanos (Rey Lear); hijo que se enamora de la mujer de su padre (Hipólito),y matanza general como en las grandes obras universales.

Todo gira en torno a la figura más potente del film, la emperatriz Fenix(Gong Li),el ave que renace de sus cenizas, que como Fedra buscará la venganza de todos los que obstaculizan su gran pasión. El emperador Ping (Chow Yun Fat ) , de la dinastía Tang, que conoce la causa de la desazón de su esposa, la va envenenando poco a poco, con una medicina que contiene un componente que produce la locura, excusa para mantener el statu quo, el equilibrio entre el ying principio femenino de la tierra, la oscuridad, la pasividad y la absorción y el yang , principio del cielo, la, luz, la actividad y la penetración.Virtudes masculinas y femeninas son dualidades que se complementan y la mujer no debe intentar ni siquiera alterar la relación entre ambas; los hijos deben tomar sólo lo que se les dé y no intentar tomar nada por su cuenta; Jay se rebelará para ayudar a su madre y ambos pagarán su atrevimiento. Gana el que puede.

Fenix prepara su venganza para el día del Festival del Chong Yang, fiesta del crisantemo, en el que intentará un golpe de estado y la revelación de la traición y la mentira tejida detrás de las murallas de la ciudad prohibida. En la acción desempeñan un papel protagonista las mujeres, bien como urdidoras de conspiraciones, víctimas de la crueldad de la sociedad patriarcal o guerreras virtuosas.La flor que da nombre al film, el crisantemo, está asociada a las ceremonias fúnebres y es un alegoría de la tragedia que se está incubando en las paredes del palacio imperial, cuyo impacto visual llena la pantalla como afectada por un horror vacui. Fenix tejerá miles de crisantemos con un propósito desconocido

Las escenas exteriores son escasas y en ellas Zhang Yimou ha recurrido a imágenes infográficas para poner en escena ejércitos muy numerosos, que hacen palidecer muchas producciones norteamericanas, y secuencias de acción espectaculares; recurre con frecuencia a filmaciones ralentizadas para dar relevancia a detalles indiciarios de oscuras conspiraciones, envenenamientos, frutos venenosos...

La imagen es mucho más abigarrada y recargada de oros y colores brillantes que la de La casa de las dagas voladoras, más imaginativa y minimalista, aunque ambas son prodigiosas. En el cine de Zhang Yimou las mujeres, aunque tienen roles sociales distintos a los de los hombres, luchan como ellos y para no ser reconocidas en este medio, abundan las enmascaradas, vestidas de negro embozadas en pañuelos que apenas dejan al descubierto sus ojos. No son en absoluto sumisas ni conformistas y mueren luchando como auténticos y temibles guerreros. Muy interesante; el imaginario colectivo se va enriqueciendo con imágenes de mujeres fuera del ámbito privado del hogar y con los mismos roles que los hombre.

Propuestas didácticas:

¿Crees que poco apoco se puede ir cambiando la imagen que la sociedad tienen de la mujer ?

La belleza que destila el film es tal que sólo por disfrutar de ella merece la pena perder dos horas.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.