divendres, 29 d’octubre de 2010

Sánchez Dragó y sus japonesitas. Ya van dos.


El gran y delicado escritor Sánchez Dragó, cuyos libros alguien se encargará de rastrear, no se inhibe en llamar putas a las niñas, y parece que lo ha hecho en dos de sus biografías o lo que sea (no me importa); para la Presisdenta de la Comunidad de Madrid las obras literarias están repletas de hechos reprobables. En alguna ocasión se ha retirado alguna que otra obra que, citando a Fernando de Rojas, incluía este ' palabro ' en la Comunidad en la que vivo.

Supongo que las 'almas sensibles' que siempre están alertas para evitar este tipo de transgresiones, estarán trabajando intensamente para evitar que este señor siga ensuciando los medios de comunicación con su alegre libertinaje. Urge.

Propuesta para la reflexión:

¿Crees que como dice este 'hombre' todas las japonesas tiene la cara aniñada? ¿Tan inocentes son que no saben donde se meten? Si es así no merecen que nadie se tome en serio lo que escriben.

Esperamos la aclaración de Albert Boadella. ¿Le rió la anécdota ? ¡Qué difícil nos lo ponen a los educadores ?


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.