dijous, 21 d’octubre de 2010

John Singleton.Shaft. Los desempoderados por el color de su piel.


Es muy fácil acusar a otros pueblos de xenofobia y racismo cuando el colectivo de diferentes es pequeño y apenas tienes que relacionarte con él. No es el caso de Estados Unidos, un país pluriracial y multicultural, cuyo único nexo de unión es su vieja Constitución. En este conflicto cotidiano que es vivir los negros llevan su peor parte, entre otras razones porque llegaron a este país como esclavos,vendidos a los traficantes en sus lugares de nacimiento. Todo el mundo conoce esta historia, bien a través de los libros, bien a través del cine, pues los americanos son muy proclives a llevar su historia, incluso reciente, a la pantalla. Es uno de los casos más claros de violencia estructural y cultural, que demasiado a menudo desemboca en la violencia directa (Johan Galtung), que se produce ante la indiferencia de la humanidad.

Hay muchas historias de casos policiales mal resueltos y las cárceles están repletas de negros, pero la película que ahora comentamos está realizada por uno de ellos, John Singleton, por lo que adquiere un significado diferente. El ciudadano tiene la percepción de que la justicia no es ciega, y como decía Mankiewicz, atiende más a las propiedades que a los individuos. Un joven blanco, rico y soberbio, Walter Wade ( el danés Christian Bale) asesina a un estudiante negro, y su dinero e influencias le permiten atemorizar a los testigos, comprar a los jueces, evitar la cárcel y huir al extranjero. Pero un policía de color, John Shaft (Samuel L.Jackson) no está dispuesto a perdonarle. Tras la vuelta y la impunidad del asesino y ante la imposibilidad de actuar dentro de la ley, deja su placa y comienza una implacable persecución, en la que debe enfrentarse no sólo a los jueces sino a una banda de mafiosos dominicanos, comprados por Wade,y a sus propios compañeros, policías corruptos. Típico planteamiento de acción americano que consiste en tomarse la justicia por su mano, cuando fallan las vías legales; pero en una sociedad que tiene un presidente negro y sin embargo los negros aún tienen problemas para coger un autobús (Woody Allen, Si la cosa funciona ), tras conseguir que declare una testigo clave, muy asustada, no hay happy end: la madre del estudiante, decidida a que esta vez sí se haga justicia, asesina a Wade.

Es triste que la sociedad haya perdido su confianza en uno de los pilares de la democracia; otros directores negros como Spike Lee están lanzando gritos para llamar la atención sobre esta discriminación que no cesa

Propuestas didácticas:

Hoy los centros educativos, tanto públicos como privados, están poblados de alumnos procedentes de otros países y de distinto color de piel, aunque en la mayoría son muy escasos los de piel negra. ¿Crees que hay discriminación en tu clase por este motivo ?


La mayoría contestaréis que no,
pero los profesores somos capaces de observar que se producen acosos, no sólo por esta razón, sino por otras muchas, como lo prueba el escándalo de una residencia de estudiantes universitarios madrileña. Piensa que cualquiera de nosotros podemos caer en la pobreza, la disminución física o psíquica, la pérdida del esteticismo...y sufrir este calvario. Educar en estos valores funciona, pero a veces se llega tarde y el daño producido es irreversible, pues el afectado desconfía con razón de sus compañeros.

Es conveniente que los Departamentos de Orientación realicen encuestas exhaustivas para detectar estos problemas. A la par es interesante pararnos un poco y ver cómo analizan estos problemas los afectados, usando los mismos procedimientos que la clase dominante y el modo de representación institucional, con productos denominados generalmente blockbuster o mainstream, que llenan los cines.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.