dimecres, 20 d’octubre de 2010

La formación en igualdad en el aula.


Desde que iniciamos nuestro proyecto de igualdad en el centro, y a pesar de la incomprensión e inquietud que la propia denominación plantea en amplios sectores, hemos intentado que nuestros alumnos comprendan conceptos como desempoderamiento, marginación, discriminación...y las causas que generan estos sentimientos: esteticismo, edadismo, enfermedad, orientación sexual, raza, clase social, etc. Para ello nos hemos apoyado en criterios de autoridad, que hemos ido reflejando en nuestro blog. De acuerdo con el proverbio latino, las raices de la cultura son amargas, sus frutos más agradables.

La tarea no es fácil y todavía se producen casos de acoso escolar por cualquiera de los motivos citados cuyo resultado es la diferencia entre los individuos. Apoyándonos en el estudio de las realizaciones cinematográficas hemos visto cómo ha ido cambiando el modo de representación de la mujer, uno de los sectores que han avanzado más en sus objetivos de conseguir el respeto, aunque todavía no la igualdad. Cuando decimos que ha sido el colectivo que más ha progresado no queremos decir que su camino no esté plagado de dificultades, como lo evidencia de manera dramática la estadística de víctimas de violencia de género. Pero, hoy mismo, los telediarios proporcionaban evidencias a los más tercos, a los que creen que la vida es así, de cuál es la situación: pobres ancianos huéspedes de residencias asesinados, juicio a una mujer que había sufrido, juntos con sus hijos, una vida de humillaciones y maltratos y acabó matando a su marido, vejaciones a estudiantes en residencias universitarias de Madrid, etc. Para un sólo día es bastante.

Pero la educación nunca es en balde. Hoy mismo, traduciendo a Salustio, con un grupo de segundo de bachillerato excepcional, promoción que se da sólo de vez en cuando, chicos y chicas no entendían términos como 'amancebamiento' o estupro' aplicados a mujeres que habían elegido libremente a la persona con la que querían vivir, como Fulvia o Sempronia y sonreían irónicamente ante el retrato distorsionado y maledicente que el historiador hacía de ellas. Apenas comprendían qué quería decir y ha habido que iluminarles con un concepto actual: parejas de hecho. Tienen razón, pues aplicar el término estupro a una relación libremente elegida es algo que ahora difícilmente se entiende, sea cual sea la ideología del individuo. Gracias a la formación que van adquiriendo la traducción del texto ha sido gratificante y enriquecedora, en un grupo muy motivado.
Nuestros lectores saben que nos adherimos a Claude Chabrol cuando afirma que el cine es una ventana abierta al mundo. Los jóvenes están acostumbrados a ver y a que no se les interrumpa con reflexiones, pero nosotras tenemos claro que estamos en un centro educativo y que nuestra misión es enseñarles el lenguaje audiovisual, para que aprendan a leer las imágenes que les envuelven constantemente.




Esto es lo que intentamos hacer nosotras, con mayor o menos fortuna.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.