dimarts, 4 de maig de 2010

Viviana Reding, del partido social-cristiano


Antes que nada hay que comenzar dando la filiación de la Comisaria Europea de Justicia, porque su cargo no lleva implícita la infalibilidad, sino más bien al contrario, y usando la racionalidad que nos dejó como herencia la Revolución Francesa, es necesario conocer para juzgar.

Cada uno puede juzgar, criticar y opinar, pero no puede zanjar un debate con una reputación ramplona como la de que la propuesta española para proteger a los maltratados es una chapuza. El que necesita insultos es que carece de razones. Debe entender esta Comisaria Europea que no habla ex catedra, sino desde una ideología, y que al final es muy triste ver a una mujer mentir y reconocer que su propuesta generará quizás un texto más restringido. Si no le preocupa que mueran tantas mujeres, pues que se dedique a otras cosas, pero que no se le olvide nunca que en España mueren menos de la mitad de mujeres que en Francia y que en el área que ella domina. Especialmente desde que se hacen tantas chapuzas, sin esos apocalípticos augurios de líos judiciales que pronostica.

La euro orden, una de las prioridades que España aspira a aprobar este semestre durante su Presidencia rotatoria, prevé que las medidas de protección de las víctimas (como el alejamiento para los agresores) tengan validez en los Veintisiete y por tanto acompañen a la mujer cuando se desplaza por la Unión Europea (UE). ¿Tan terrible y chapucero es esto ? Lo que es terrible es oírselo decir a una mujer; las que somos madres de hijos varones tenemos la responsabilidad de educar a nuestros hijos en igualdad, y en caso de abusos, que se pueden producir, por parte de alguna mujer, esperamos que existan jueces justos que lo sepan dilucidar.

Como no quiero que quede nada en el aire, cuando he dicho que mentía, es porque según las informaciones, quince ministros de justicia frente a doce (me gustaría saber de qué países) estaban a favor de la euro orden.

Desgraciadamente todos hemos perdido la inocencia, y esta señora no puede jugar a desprestigiar el cargo que ostenta y que representa a todas las mujeres europeas. Las mujeres laboristas inglesas tienen una visión radicalmente distinta y eso no le permite llamarlas poco serias y chapuceras, porque para mal ejemplo de seriedad el que dieron los parlamentarios ingleses riéndose a carcajadas de la representante de parte del pueblo, como son las mujeres británicas, Harriet Harman.





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.