divendres, 28 de maig de 2010

Klimt y las mujeres























La Galería Christie's de Londres subasta un retrato de Ria Munk, joven de una familia muy distinguida de Viena que se suicidó a los veinticuatro años y a la que también pinto muerta, en un lecho de flores, como una Ofelia de Shakespeare.


EL LENGUAJE DE LAS ESTRELLAS

- Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mente – (Ludwig Wittgenstein )
- GUSTAV KLIMT – Arqueología de sus mujeres fatales –


‘Estoy convencido de que no soy una persona especialmente interesante. No hay nada especial en mí. Soy pintor, alguien que pinta todos los días de la mañana a la noche. Figuras, paisajes; de vez en cuando, retratos. Las palabras, habladas o escritas, no me salen con facilidad, especialmente cuando tengo que decir algo de mi mismo o de mi trabajo (…) Si alguien quiere descubrir algo en mí (…) puede contemplar atentamente mis pinturas y tratar de descubrir a través de ellas lo que soy o lo que quiero’

el pintor Gustav Klimt con su gato





El pintor nace un 14 de julio de 1862 en Baumgarten, un suburbio de las cercanías de Viena y es el segundo de siete hermanos. Su padre Ernest Klimt (1834-1892), procedía de una familia campesina de Bohemia y era grabador. Su madre Anna Finster (1836-1915), una cantante lírica frustrada desde su juventud y con problemas nerviosos, había nacido en el seno de una familia modesta de Viena. Este matrimonio y sus hijos se ven afectados, como otras numerosas familias, por los problemas económicos que arrastraba la crisis en la que se sumergía el Imperio Austrohúngaro, y los traslados domiciliarios fueron frecuentes. No había dinero para pagar el alquiler.







Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.