dimecres, 12 de maig de 2010

Los funcionarios, nuevos "desempoderados"


Durante meses hemos oído a todos los políticos de la oposición y a la prensa en su conjunto que el gobierno no tomaba medidas de calado (¿?) para coger las riendas de la situación y poner freno a la crisis económica. Nosotr@s, personas acostumbradas a reflexionar, sabíamos que esto iba con nosotr@s. Ya está, ¿o no? Parece que la bolsa, tras conocer los recortes, exige medidas de más calado todavía (¿?). Alguien debía salir a explicarnos qué quieren estos señores-inversores.

En la tertulia que dirige Concha García Campoy, Juan Ignacio Bert ha dicho que no se podían gravar las grandes fortunas porque España se quedaría sin ricos. ¿Para qué los queremos? Queremos personas emprendedoras, creativas, ricas o pobres, nos sobran especuladores. Las fuerzas productivas están preparadas, como en otros momentos históricos, para dar un gran salto; lo que frena es la economía de ayer.

Nosotr@s no queremos los recortes para pagar un entuerto que no hemos cometido. Ellos lo imponen, desde las instituciones europeas, las agencias de calificación, los monopolios periodísticos... porque pueden. Tendrán el huevo, pero nunca el fuero.

¡Ah!, ha pasado desapercibido el que no se pagarán las prestaciones retroactivas por derechos generados por la Ley de Dependencia. Algunos ya han pagado sus opciones y su falta de reflexión. Continuará; aún queda margen hasta llegar a la situación que describe Sidney Pollack en Danzad, danzad malditos.



Por cierto, en los países de que habla Jeremy Irons también hay ricos, muy ricos, pero la población pasa hambre. ¿Por qué ? De momento no nos queda más remedio que recortar nuestros gastos un 5 por ciento. ¿A quién beneficia ? ¿A quién perjudica ?

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.