dimarts, 11 de maig de 2010

Una casa elegante hecha por nadie


En Jerusalén hay un barrio elegante, el Taibiyeh, y en él una bonita casa que construyó Hana Bisharal y a la que puso el nombre de Harun-al-Rashid, el califa de Las Mil y Una Noches.

Hana Bisharal quiso adornarla con una inscripción en su fachada con el nombre del califa de cuento.Pero, una de sus ilustres habitantes, Golda Meir, dama de hierro, cuando era Ministra de Asuntos Exteriores, borró el nombre del califa a martillazos, quedando vestigios de su brillante acción.

Era entonces cuando decía : “No es que existiera un pueblo palestino en Palestina que se considerara a sí mismo un pueblo palestino y nosotros llegáramos y les echáramos y les quitáramos el país. No existían”.

Si la excepción confirma la regla, ésta es la mujer que representa, mucho mejor que otros hombres, el deseo de poder y dominio de la sociedad patriarcal.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.