diumenge, 9 de maig de 2010

Bill Condon, Kinsey


Bill Condon contribuye con este filme a la investigación sobre la sociedad patriarcal y sus consecuencias en las relaciones entre hombres y mujeres, en la violencia social, las guerras... que se lleva a cabo por biólogos, filósofos, cineastas y otro tipo de pensadores e intelectuales. Actualmente se están emitiendo una serie de documentales, que bajo el nombre de Las reinas de Africa, estudia el comportamiento de especies animales con estructuras matriarcales, como los chimpancés bonobos, nuestros parientes más cercanos, entre los que el sexo es un factor de cohesión social y de paz, porque carecen de nociones como el amor romántico, la religión o la moralidad; su sociedad es una muestra de una unidad coherente biológica.

Kinsey
es un biopic, que narra la experiencia del zoólogo estadounidense Alfred Kinsey, llamado cariñosamente por sus alumnos Prok (Pro-fesor-Kinsey), que se enamoró y se casó conuna de sus alumnas, Mac. El filme, realizado en 2004, enfrenta las teorías científicas, naturalistas y las doctrinas puritanas, que sostienen que el sexo es cuestión de sentimientos y actitudes psicológicas, que superan la preparación de los científicos; el Génesis y los mencionados sectores puritanos consideran el sexo como una ecuación concreta: hombre + mujer = niño. Todo lo demás es vicio. Pero Kinsey probó que sólo una de cada nueve prácticas sexuales se producen en el seno del matrimonio,y ésto, como se está demostrando últimamente es transversal, no responde a ideologías ni creencias, por lo que su aireación provoca alarma social.

En sus investigaciones quedó un fleco: el amor. Pero el amor, como afirma el propio Kinsey, entre otros, queda en una zona oscura. Según Tarkovsky se puede experimentar, pero núnca explicar. ¿Qué puede provocar que un hombre o mujer puedan llegar a la depresión más profunda, la ruina de sus vidas o incluso el asesinato ? En la Iliada el amor burlado de Menelao le lleva poéticamente a enfrentarse a los troyanos, teóricamente por amor. Este sentimiento es el que los filósofos llaman amor romántico, haciéndolo depender de la superestructura ideológica de la sociedad patriarcal. Lo cierto es que su presencia genera conflictos en el grupo de investigarores científicos.

El desconocimiento de estos temas por parte de la mayoría de la población hace que se sientan infelices y se rechacen a sí mismos, llevando una vida de represión de sus sentimientos, de clandestinidad, que les genera terribles cargas emocionales de culpabilidad, que muchas veces desembocan en el suicidio. Recurriendo de nuevo al cineasta Andrei Tarkovsky, que en Solaris hace que sus personajes generen monstruos que se materializan ante la vista de los demás; estos entes no son otras cosas que la representación de sus culpas y temores. Cuando se suicida uno de los científicos de la estación espacial, Kris,el protagonista, afirma que su problema residía en que creía que lo que le sucedía a él no le ocurría a los demás. Kensey trata de evitar esta creencia con sus investigaciones y contribuir a la felicidad del hombre, demostrándole que no está solo. Tras miles de observaciones e investigaciones con ciudadanos norteamericanos, demostró que en una escala de 0 a 6, en la que 0 representaba a los heterosexuales y 6 a los homosexuales, una gran parte de la población se encontraba en torno al 3, pero generalmente traiciona a su propia naturaleza para no ser expulsada del grupo; las investigaciones demostraban la diferencia entre los seres humanos. Elaboró la Escala Kinsey, que clasificaba a los seres humanos en homosexuales y heterosexuales.

Sus investigaciones fueron financiadas por el Fundación Rockefeller, e incluso se creó un Instituto de Investigación Sexual, que impusieron dos condiciones: no estudiar las rarezas e incluir en el equipo investigadores sin tachas morales. A pesar de todo la reaación puritana fue inevitable y la retirada de fondos también.

El filme es un gran flashback, que comienza con una entrevista al propio profesor por parte de uno de sus alumnos a los que está formando para trabajar en el proyecto, y cierra con el final de este cuestinario. Al principio deja claro que guardará silencio ante las preguntas que no desee contestar, que es precisamente lo que hace cuando el entrevistador le interroga por su relación con su padre. Muy significativo.

Como ya hemos dicho en otras ocasiones en este blog, Pierre Vilar reprendió en una ocasión a un etnólogo, diciéndole que los hombres tienen el problema de que creen que las cosas han sido siempre como las ven; esta clasificación que hacemos con total naturalidad de los hombres en heterosexuales y homosexuales se debió a la gran lucha y sufrimiento de un profesor por investigar el comportamiento sexual de los hombres, que, hoy, nadie discute. Esto no quiere decir que no haya discriminación de los transgresores.

Sus investigaciones llevaron a la publicación de un libro, La conducta Sexual del Hombre, "que contribuyó a liberar a muchos seres humanos de su carga de confidencialidad y vergüenza, en una sociedad en que las prácticas sexuales estaban mayoritariamente escondidas. Su gtrabajo provocó uno de los debates culturales más intensos del siglo pasado, en el que las llamas todavía perduran hoy" (Presentación DVD). Actualmente, en los centros educativos de cualquier orientación, se desarrollan actividades de educación sexual, más o menos respetuosas con la diferencia.





La prueba de las reacciones que provoca la encontramos en esta manipulación del trailer oficial, realizada en 2008, más de sesenta años después de las investigaciones.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.