divendres, 17 de setembre de 2010

Roland Enmerich. 2012. La última distopia, la digital. 2012


En el cine de Roland Enmerich nos encontramos con una de las mayores contradicciones de la sociedad actual: la defensa a ultranza de algunos sectores, constituidos por los 'aldeanos despreocupados' de McLuhan, de las nuevas tecnologías y la gratuidad de los productos, unida al rechazo de creaciones que se basan en los progresos de la imagen, usando precisamente estas técnicas. Roland Enmerich mete baza en un asunto en que los intereses económicos y políticos son muy fuertes, e independientemente de la calidad de sus productos, es evidente que levanta ampollas. Sólo hay que darse una vuelta por la red.

Crea un distopía del futuro, pero, para lo que muchos llaman su catástrofe, usa la tecnología digital, que produce imágenes espectaculares y que te da, ya soñado, el Apocalipsis que muchos profetizan. Muy mal tratado por la crítica, este alemán de Stuttgart, de familia adinerada, que creó el Center Entertainment, junto con su hermana, la productora Ute Enmerich, ha realizado filmes como Godzilla, The Independence Day, The Day After Tomorrow, etc., com más o menos éxito de público. El anuncio del fin del mundo, pronosticado por religiones, mayas o no, visionarios como Nostradamus, o cualquier otra forma de apocalípticos, está muy desprestigiado, por carecer de fundamentos científicos y errar una y otra vez en sus pronósticos.

Su cine no es excesivamente caro, al prescindir de todo 'equipaje' técnico de diseñadores de maquetas, montadores, trabajadores manuales...y basarse en imágenes producidas digitalmente y con espectaculares efectos visuales. Como individuo participa en campañas contra la homofobia, a favor de la mujer y el tercer mundo, contra el calentamiento de la tierra...; es promotor de The 1 Second Film, y de que se premie con los oscars a los dobles, a los que están en las bambalinas de la industria cinematográfica.La historia nos enseña que muchas veces películas consideradas de segundo orden constituyen una buena crónica de su tiempo, y otras que gozaron de las máximas alabanzas quedan muy superadas por los tiempos. De momento analizamos estas películas con los presupuestos actuales.

A nosotr@as nos viene muy al pelo su último film 2012, del que yo señalaría dos o tres cuestiones de fondo:
  1. la capa superficial estratigráfica de la tierra está constituida por todos aquellos elementos superficiales que acompañan la vida del hombre, que los considera imprescindibles para su habitat en el planeta: miles de televisores plasmas o leds, muebles,ropas, libros, ipods, ipads, electrodomésticos... son tragados por los abismos que se abren en la corteza terrestre por el calentamiento del núcleo. La primera pregunta que nos hacemos es : "¿es necesario tanto ?" Más que hombres se ven aludes de estos objetos precipitándose.
  2. La 'ilusión' de la democracia se ve absolutamente frustrada: sólo cuatrocientos mil hombres podrán abandonar la Tierra en extinción, en unas naves o arcas, por la de Noé. Aunque uno de los hombres del Presidente de EE.UU., por cierto negro (¿el último presidente, según las profecías? ), habla de salvar la especie humana, entre ese puñado de humanos no se lleva a lo mejor de la especie, de acuerdo con la superestructura religiosa, ideológica o política burguesa, sino a los más poderosos económicamente, entre los que se encuentran mafiosos rusos, parejas desestructuradas, científicos, hombres de todas las orientaciones sexuales, de distintas razas y colores...¿Qué pesa más un hombre blanco pobre y marginado o un chino con grandes fortunas ?; cada asiento en una de esas naves cuesta mil millones de euros. Cada cual que analice su situación. En los textos bíblicos Dios elegía quién debía salvarse, en la nueva 'religión' , su verdadero Dios, el dinero, es el que lo hace.
  3. Los científicos proceden de países orientales, como de la India, China, o de raza negra norteamericana. ¿Qué le está pasando a Occidente ? ¿Se duerme en sus laureles ?
En este envoltorio 'barato' se lanza a las muchedumbres, poco acostumbradas a pensar, una imágenes claras que penetran facilmente en su imaginario. Como decía Umberto Eco entre otros ¿quién garantiza que lo que se recibe en cantidad no pueda transformarse en calidad ? Rolan Enmerich es un hombre de una familia muy pudiente alemana, que probablemente por razones de orientación sexual, ha tomado un contacto con la realidad diferente al previsto por su nacimiento, y como hemos visto defiende causas de hombres desempoderados; su casa es un museo de obras que muchos consideraría sacrílegas o blasfematorias, adquiridas con los réditos de sus magnas empresas. Parte de esas ganancias revierte en causas como las citadas anteriormente. La vida es así de paradójica.

Curiosamente masas de hombres pseudo-empoderados,en las catástrofes imaginadas por Enmerich, pasarán a convertirse en ese futuro imaginado, en víctimas propiciatorias reclamadas por la Madre-Tierra como venganza. Los hombres están divididos entre los nuevos apocalípticos y los integrados en la era digital; lo curioso es que muchos rechazos a los productos hijos de los avances técnicos están protagonizados por éstos últimos.

Yo confieso que tenía curiosidad por observar este alarde de tecnología, cuyo futuro es impredecible. Nadie sabe por dónde caminará la nueva representación de la realidad digitalizada, ni cuántos autores se sumarán a ella; ya ha habido algunos intentos, más o menos arriesgados, de grandes maestros a los que admiramos ( Tim Burton, Rohmer, Bergman o Godard), pero habrá otros, que a nadie le quepa la menor duda. ¿Dónde quedará la aportación de Roland Enmerich y su hermana? El tiempo lo dirá.

Como sostiene el último presidente negro del imperio, el mundo tal y como lo conocíamos va a desaparecer en breve: adiós a la Gioconda, la Torre Eiffel, orgullo de los franceses, el skyline neoyorkino, la Piedad de Miguel Ángel, la Capilla Sixtina con su Juicio Final, el Vaticano...También una despedida al cine ( homnaje constante a filmes notorios, como Atmósfera cero de Hymas); los eventos públicos (boxeo, circuítos de motos y coches, fútbol, baloncesto...) o los grandes espectáculos de masas televisivos (muerte de Lady Di...) El mundo entero se convulsiona; la industria cinematográfica, discográfica o editorial se hunden en los abismos y desaparecen...; la sociedad patriarcal, el Dalai Lama, que le dice a sus discípulos, en plena hecatombe, algo tan ridículo como no creas en algo sólo porque te lo hayan dicho, mientras la tierra se resquebraja a sus pies, o la curia romana, ya son sólo un espantajo.

Como no podía ser de otra manera, un film destinado a satisfacer al publico del corazón del imperio actual , respeta su máxima creación: la conciencia del individuo frente al colectivismo oriental. El empeño y la acción del héroe individual americano, una de las máximas aportaciones de los americanos a la cultura occidental (cine de acción, música de improvisación, jazz, o action painting, Jackson Pollock...) salvará a él y a su familia del holocausto general. Las mujeres destinadas a la preservación de la especie responden a una de las figuras de la tecnología del sexo, definida por Michel Foucault, todas están dotadas de sermiradaidad y sus cuerpos responden a los cánones de sexualidad que impone dicha tecnología.

A pesar de lo fotogramas elegidos para ilustrar este post, no son precisamente los colores fríos los que dominan en esta distopía, sino los muy calidos que se corresponden a una destrucción asociada con el fuego y el calentamiento.

Propuestas didácticas:

El adolescente o joven que ha nacido en la época de la proliferación de imágenes, y que acepta muy bien el cine de acción y las bandas sonoras impactantes, diegéticas o no, acude en masa a ver estos filmes.

Sería un ejercicio interesante que nos ilustraran sobre qué conclusiones extraen de ellos.






La publicidad, como muestra este trailer, es engañosa y dirigida a incautos.
La mirada el espectador dependerá de su experiencia y contribuirá a la construcción de la diégesis; no todos vemos la misma película.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.