diumenge, 5 de setembre de 2010

L@s vampir@s y l@s licántropos ya tienen ordenador


Una nueva distopía viene este fin de semana de la mano de los periódicos: el film Underworld, de Len Wiseman. La cinta plantea una lucha de clases muy particular, que se produce en los sótanos de la tierra (como en todas las utopías perversas), en la que los aristócratas vampiros, que tienen una guerra secular con seres inferiores, los licántropos (hombres-lobo), están a punto de ser derrotados definitivamente por una conjura. Un vampiro se ha vendido al bando contrario que está llevando a cabo un experimento para crear un raza única, partiendo de estas dos especies, mediante la sangre pura de un humano, descendiente de un héroe medieval del siglo V, Michael ( Scott Speedman). Menuda empanada.

Lo más destacable es, que en este cine dirigido a nuestros jóvenes, no hay héroe, sino heroína, Selene (Kate Beckinsale), predecesora,en cierta medida, de Lisbeth (de la saga milenio). Aquí los vampiros y los licántropos usan ordenadores y se 'matan' (algo increíble porque en el mito son inmortales) con armas que disparan balas rellenas de luz del día o de nitrato de plata. Selene, vestida de 'gótica', con trajes negros y cueros, guapísima 'de la muerte' (nunca mejor dicho), es una auténtica jaquer, diestra en artes marciales, y mujer-soldado eficaz, conductora suicida...Todo ello al ritmo de una música desenfrenada y una banda sonora irritante.

Los vampiros han perdido en encanto lo que han ganado en formación tecnológica y uniformización con la masa común de los mortales, de los que sólo se distinguen en momentos puntuales, cuando organizan sus camorras.

Raymond Loewy (La fealdad se vende mal, 1962) decía: Mis amigos franceses, los que nunca han ido a Estados Unidos, no pueden creerse que, incluso en el pueblo más apartado, puedes enviar a tu hijo a la tienda para comprar una onza de mercurocromo, dos discos de Duke Ellington, un gato para el coche y una pinta de sopa de ostras...

Pues aún le faltaba algo por ver, y que conste que nos satisface el desarrollo tecnológico, social, moral, cultural,,,, pero hay terrenos que es preferible dejarlos al pequeño disfrute de la imaginación. Estos vampiros ya no dan ni miedo; chic@s guap@s en un videoclip de más de dos horas de duración. Pero nosotras somos de la opinión de que siempre se puede aprender algo: tras esa envoltura excepcional y esa maraña de ideas, lo que sí está claro es que el film se decanta por el bando de los optimates, los aristócratas, los vampiros (experiencia vicaria); son más guapos, viven en palacios en la superficie, tienen mujeres guapísimas; entre los pobres lobos no hay ni una sóla fémina, hasta de eso escasean o por lo menos no las enseñan. Sin embargo son los que trabajan silenciosamente en los laboratorios para producir el híbrido ideal, que coja lo mejor de ambos grupos, mezclado con la sangre de un hombre de raza pura, cuyos orígenes se remontan, ni más ni menos, que al siglo V.

Hay que estar al tanto de lo que ven nuestros jóvenes, para entre todos interpretar ,lo mejor que sepamos, los productos que nos ofrecen.




2 comentaris:

  1. En esta pelicula se presentan a los vampiros como ricos, guapos, poderosos y lo más chocante, totalmente informatizados. Todo esto me recuerda al fenomeno 'Crepúsculo', donde los vampiros son ricos, los mas envidiados de la ciudad y les puede dar el sol, vamos, nada parecidos a los vampiros que hemos conocido siempre.
    La sociedad cambia y evoluciona, y esta claro que hoy en dia no somos como cuando Bram Stoker publicó su famosisimo libro Drácula, en 1897, pero ¿los mitos de siempre tambien deben cambiar y evolucionar? ¿o los preferimos encerrados en sus respectivas casas sin que les pueda dar la luz del Sol?

    ResponElimina
  2. Está claro que debemos evolucionar, como el vampiro Louise cuando va al cine; como su tiempo es eterno puede observar como se producen los cambios y se avanza en el intentos de representar la realidad, en el sueño de Frankenstein. Nosotr@s tenemos una estancia más limitada en este mundo, y debemos hacer esfuerzos más acelerados para adaptarnos.

    He seleccionado este film, más cercanos a vosotros, y como siempre, no me has defraudado; si a tu edad eres capaz de formarte, informarte y expresarte como lo haces, me gustaría ser una 'vampira' para poder observar tu evolución. Seguro que no defraudará.

    ResponElimina

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.