diumenge, 5 de setembre de 2010

Generación Indie Pinoy III. Raya Martín, Lav Díaz, Brillante Mendoza

Una derivada de la revolución tecnológica la constituye el hecho de que jóvenes desempoderados (quiero incidir sobre el hecho de que casi todos son hombres, lo que prueba el camino que las mujeres aún deben recorrer), no tienen más recursos que adaptarse a estándares de cine europeo y especialmente norteamericano, pues, en un momento en que las grandes industrias del cine han cerrado sus puertas a los nuevos valores, y se ciñen a los ya consagrados, que en su turno debieron luchar para abrirse camino con otras reglas del juego, sólo tienen la posibilidad de aprender el oficio a través de la televisión e internet. Ver mucho cine es también una escuela; fue decisivo para directores como Tarantino, trabajador de un videoclub.

La misma cámara, para los filipinos, es un aparato colonial (curiosa reflexión, certera para ellos), que dicta todo el proceso, cuyo resultado, la imagen, aparece para los nativos como extranjera; la única forma de subvertir ésto es con las ideas progresistas. Para Raya Martín, filmar es lo que ocurre cuando no tienes la cámara delante, y de este modo capturas el cine, momentos cinematográficos (¿realistas?) en estado puro.

Raya Martín,entrevistado por Gonzalo de Pedro Amatria, (Número especial de Cahiers, dedicado a 40 años de cine filipino)confiesa que en principio adapta la estética americana, que recrea localizaciones, por cuestiones económicas. Estos jóvenes, como ya hemos visto, tienen serios problemas económicos para sacar su trabajo, pero una gran fuerza de voluntad para conseguirlo. Por otra parte, desaparecido el archivo nacional de cine filipino, el aceso a internet y a la televisión por cable, les proporciona sus únicos referentes, especialmente norteamericanos.

Por otra parte el uso de imágenes universales se ve enriquecido por alguna excepción para hablar directamente al corazón de un filipino, a pesar de que su trabajo, como ya hemos dicho, está inspirado en las realizaciones de cineastas norteamericanos. Muchos de los personajes de Raya Martín narran cuentos a cámara, y esto tiene dos motivos: su padre era un gran cuenta-cuentos, un Doctor Parnassus, que trabajaba en una editorial de libros para niños; a ello se suma la gran tradición de transmisión oral de un país siempre sometido a la represión, primero de los colonizadores y después de sus propios gobiernos.

Así pues, estos jóvenes reconstruyen una historia nacional inexistente, con una estética europea y, según algunos críticos nacionales, excesivamente intelectual. Su film Independencia,se considera una trilogía, cuyas dos primeras entregas fueron Autohistoria y A Short Film...; según el autor se habla de trilogía porque en la historia popular filipina hay tres coloniadores: España, Estados Unidos y Japón.Sus películas tratan de diferentes periodos de la lucha filipina, usando el tipo de cine que existía en el momento.

Pretende seguir, a pesar de su autorreconocida formación nortamericana, la senda del auteurisme, frente al cine nacional que realiza películas de estudio, rodadas con poco presupuesto, distribución digital e ideas mainstream. Pero desgraciadamente no se puede hablar de un grupo generacional, idea que sólo existe en la cabeza de los programas de los festivales bajo bandera filipina; hay contactos ocasionales entre cineastas, pero sin un sentimiento de formar parte de un colectivo.

Alexis A.Tioseco ( fallecido en extrañas circunstancias en su hogar en Manila, el 1 de septiembre de 2009) realizó una entrevista ( Sin concesiones) a Lav Díaz, en la que este realizador confiesa que usa imágenes de archivo cuyo " (...) papel consiste en contextualizar los personajes, y señalan un cierto pe
riodo de la historia sin tener que recurrir a subtítulos o fechas. Todas mis películas se centran en historias sobre personas, individuos, un mundo, una cultura: para ser más concretos: sobre Filipinas, sobre su lucha y su historia. La historia de un individuo filipino es la historia de su lucha. En Evolution..., la brutlización de los personajes se ofrece en forma de extrema pobreza, de marginalización y de absoluta negligencia del sistema. La brutalización tiene aún mayor énfasis al estar encapsulada en un periodo extremadamente fascista, como es el de la Ley Marcial. Yo crecí en esta época y conozco a los personajes".

Su principal pro
blema no es la estructura, la edición o el montaje, sino la descripción de los personajes; en ocasiones escribía el guión el día anterior para no intelectualizar su comportamiento, sino dejarse llevar por el instinto y el sentido común ( lo cual en sí ya es una postura intelectual, tal como muchos la entendemos). Por otra parte se mueve en un terreno entre las nuevas tecnologías digitales y el celuloide, el metraje en 16 mm., lo cual supone cierta resistencia a cruzar la frontera que le aleja del tradicional cine de autor. También enlaza en esta tradición el uso de deshechos, influenciado por los artistas norteamericanos durante su estancia en Estados Unidos, que tanto rendimiento dieron a autores como Tarkovski, Carpenter y otros creadores de distopías, del pasado, del presente o del futuro. El acabado de Evolution tuvo que ser digital, y lo llevó a cabo el propio autor; a última hora todo el trabajo se perdió y surgió el auténtico problema del cine independiente: la búsqueda de financiación.

Su cine busca la redención por medio del humanismo (simplificación muy peligrosa por mi parte), y sus principios son no transigir y la idea de que el arte es libre. Sus películas duran más que los discursos de Fidel Castro; Evolution tiene un metraje de diez horas y cuarenta minutos, y va dirigido a mas
as que necesitan ser educadas en el humanismo y no en el consumismo y el escapismo. Sabe de antemano que un film de esta duración jamás será financiado por 'idiotas hombres de negocios', y su única salida es el cine digital liberado.

El último director entrevistado es Brillante Mendoza , por Jean-Sebastien Chauvin, que introduce al realizador afirmando que su irrupción dio impulso a un cine filipino aletargado desde la muerte de Lino Brocka en 1991. Procede del mundo de la publicidad y por ello da mucha importancia al trabajo preparatorio y a una organización previa tan precisa como artesanal. Debutó en el cine en 2005; siempre quiso ser cineasta, pero socialmente no tenía ninguna oportunidad de entrar en ese mundo, por lo que tuvo que trabajar durante diez años como production designer para televisión, cine y publicidad, trabajo con el que ganaba dinero y le daba cierta comodidad, hasta que un amigo le propuso trabajar en un filme, Masahista, película sometida a clichés con una historia corriente, que le sirvió para introducirse en el medio. Es un storyteller, que pretende contar historias que sean lo más 'verdaderas' y 'cercanas' a la vida real de su entorno, un homenaje a su niñez, en la que le encantaban los chismes del vecindario, en los que la alegria cohabita con la desgracia y la lucha por la supervivencia y el sentimiento religioso se codea con la inmoralidad. Ironía trágica.

Muchos filipinios consideran Tirador demasiado pesimista, aunque los japoneses lo vieron profundamente optimista (cuestión de perspectivas). Al contrario que Lav Díaz su trabajo está muy bien programado y previsto y el montaje es decisivo y elaborado, con tomas numerosas y largas. Según el entrevistador el montaje de Brillante Mendoza es muy particular, y en Tirador da la impresión d
e cacofonía visual, a pesar del trabajo bien construido y preciso, que es justamente lo que el director quiere transmitir: la sensación de algo caótico, improvisado, sin dirección, que saque al espectador de su pasividad, su posición confortable (algo parecido a los efectos de extrañamiento de Brecht).

Se compró una cámara hace un año y su equipo está constituido por asalariados que viven en su mismo edificio, aunque en muchos ocasiones salta espontáneamente sólo a la calle a filmar. Se siente influenciado especialmente por el trabajo de los hermanos Dardenne y Gus Van San, más que por lo que se escribe acerca de su admiración por Truffaut.

De acuerdo con lo que hemos dicho antes cree en la disciplina, la profesionalidad, que te permite en el rodaje ser espontáneo; alterna lo digital con el celuloide,y no puede hacerlo generalmente en 35 mm., formato por el que se opta en la política de autor, por falta de medios. La financiación la consigue con su trabajo en publicidad televisiva. Esta escasez de recursos impide la promoción de sus filmes, sin la cual no existe ninguna oportunidad, y en estos momentos negocia con un pequeño distribuidor de Filipinas para lanzar el conjunto de sus films en DVD. Entretanto pasa sus películas por la escuelas.

Quienes de una forma u otra hemos mantenido cierto contacto con el mundo de los creadores sabemos hasta qué punto pesa la publicidad y la promoción; sencillamente lo que no se publicita no existe. Estos directores que, a pesar de anhelar, como todos, trabajar en estudios bien dotados y con los ansiados 35 mm., no tiene más remedio que lanzarse por la vía digital, les guste o no. A esto se une otro hecho que, los que 'desvalijamos' las estanterías de los establecimientos especializados en cine y música, buscando qué podemos ver de nuevo o antiguo, nos encontramos con otro terrible problema: cuanto más minoritaria es la obra que se ofrece más abultado es el precio, pues hay que pagar entre pocos los gastos de producción, distribución y promoción, por lo que con mucho dolor de corazón, muchas de estas películas vuelven a ser depositadas en el estante (suponiendo que se encuentren a la venta) , a la espera de un momento más propicio económicamente, o de un ' explorador' de nuevos modos de representación con liquidez suficiente. Todo se pone en contra de estos realizadores, cuyo potencial se ve muy reducido por la falta de recursos y la necesidad de pluriemplearse para subsistir.


Propuests didácticas:


Como puedes observar, muchos hombres, acompañados de unas pocas y notables mujeres, se empeñan en cambiar las circunstancias que rodean los actos de creación. Declaraciones como las del Presidente de Telefónica son insultantes y dolorosas para estos hombres que, cerrados todos los caminos, se introduce por el único que les queda, que se autodenomina 'democrático', lo que aún está por demostrar.

Tu puedes ser cualquiera de ellos, y lo que cuentan es la verdad, no su verdad. Reflexiona sobre ello.





Nuevo Cine Filipino. Santa Santita de Laurice Guillen. Festival de Granada. Cines del Sur

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.