dijous, 9 de setembre de 2010

La imagen invertida de Alicia.


Se acaba de producir una novedad importante para aquellos que no quieren crecer, que no quieren abandonar el mundo de sus sueños infantiles, la edad de la inocencia, en la que todavía podemos controlar nuestros 'monstruos' y despertar de una pesadilla con un simple pellizco: ha salido al mercado el DVD de Alicia en el País de las Maravillas de Tim Burton.

El hombre ha intentado explicar con mitos, metáforas o cualquier otra imagen, aquellas cosas que le resultaban difíciles de interpretar usando la razón, y Burton es un perfecto ilustrador de sueños. La primera gran perturbación con que nos encontramos desde niños es que nunca podemos ver nuestro rostro si no es a través de un espejo, lo que ha sido objeto de múltiples elucubraciones filosóficas y semiólógicas, de las que hemos ido hablando en el blog. Pero la imagen especular lleva implícita una inquietud: no nos devuelve exactamente nuestra imagen, sino otra invertida, al revés. Hemos avanzado algo desde que Narciso se vio reflejado por primera vez en el agua; ahora vivimos inmersos en la sociedad de la imagen, y su proliferación nos obliga a reflexionar sobre aquello que esconde. Martin Jay sostiene que sólo desde la semiótica y el feminismo se puede interpretar este nuevo mundo en el que predomina lo que él llama el signo pictórico. La pintura de Magritte abre la puerta a ese inquietante y desconocido universo que es la interpretación de la imagen.

Hay una anécdota en la que Lewis Carroll nos descodifica, como si fuéramos niños, este jeroglífico. Estaba con Alice en un salón con un gran espejo y dándole una naranja le dijo:

Quiero que me digas en qué mano tienes la naranja.
-En la derecha -contestó Alicia.
-Ahora --,dijo Carroll- fíjate en el espejo y
dime en qué mano tiene la naranja la niña que ves en él.
-En la izquierda --dijo Alicia.
-¿Y cómo se explica eso? -le preguntó Carroll.
La niña se quedó dudando, pero al fin dijo:

-Si yo estuviera al otro lado de
l espejo, ¿no es cierto que naranja seguiría estando en mi mano derecha?
-¡Bravo, mi pequeña Alicia! ---exclamó Carroll- ¡Es la mejor respuesta que he recibido hasta el momento!


El personaje de Tim Burton ( a partir de ahora nos vamos a fijar en la imagen fílmica dada y no en la literaria imaginada) es una joven que se encuentra en el umbral de la madurez, en la que tiene que tomar decisiones importantes, y debe dejar atrás los años de la infancia y la adolescencia, en que le bastaba un pellizco de su padre para salir de una terrible pesadilla (la imagen de la madre, correctora de hábitos infantiles, y conductora de la niña/mujer hacia el mundo de los adultos es menos importante en la vida de Alice). El cineasta convierte a Alicia en una mujer de veinte años, pero en una fémina muy particular, que se niega a todo 'corsé' o medias que le repriman y que imagina un mundo en el que las mujeres llevan pantalones y los hombres falda; sigue soñando, pero ya ha generado sus pequeños monstruos: las dos hermanas metomentodo, que convertirá en los Tweedles (Tweedledum y Tweedledee); el prometido indeseado, Ilosovic Stayne (Crispin Glover ), ( la Jota de Corazones); su hombre ideal Mad Hatter, el Sombrero Loco y todo un elenco de personajes producto de su imaginación: conejos, liebres de marzo, dragones, el gato de Cheshire...y uno que especialmente la emblematiza: Absolem, una oruga en pleno proceso de metamorfosis y a punto de convertirse en mariposa y echar a volar.

Pero en el camino, como le dice el sombrerero Loco ha perdido muchedad, es decir, imaginación, espontaneidad, seguridad , incertidumbre que incrementan constantemente sus personajes soñados dudando de su identidad, todo lo que necesita para vencer al galimatazo, el día gloricioso. Es demasiado grande o demasia
do pequeña, según las situaciones, para poder permanecer en el mundo imaginado siendo niña y debe encontrar su tamaño exacto. Nada es imposible para quien ha recibido de su padre la confianza en que si deseas algo se tornará en posible. Terminado su 'viaje imaginario', toma la decisión más importante y madura de su vida: decide no casarse con un hombre al que no quiere, abandonar todo prejuicio de acabar como una 'solterona', imbuido por su madre y su hermana, y convertirse en una empresaria arriesgada al estilo de su padre. Cuando marcha en un barco con destino al lejano oriente, para abrir nuevos mercados, una mariposa le acompaña en su itinerario: Absolem.

Alicia, tras cruzar el espejo, cumple su verdadero sueño, desafiando todo lo políticamente correcto, lo imaginado por la sociedad de su tiempo como el lugar más cómodo y apropiado para una mujer. Nada es imposible si lo deseas y luchas por ello, por muy extraño y enajenado que parezca a los demás. La vida es como una partida de ajedrez y hay que saber mover bien las piezas.

Propuestas didácticas:


Como podréis comprobar el mundo de la imagen es fascinante y debemos esforzarnos por entenderla y desvelar sus posibles significados. En este momento, crítico socialmente, nuestra única tarea posible es encontrarnos a nosotros mismos y formarnos en lo que más nos gusta , que es lo que mejor haremos. Recordad que un 99% de nuestro genio es sudor; Alicia conserva como recuerdo de su último sueño tres grandes arañazos que le proporcionó uno de sus 'monstruos', el magnapresa, pero sabe empezar su nueva vida bailando la deliranza del Sombrerero Loco. No es incompatible; como decía el clásico las raíces de la cultura son duras, sus frutos más agradables.

Acabamos nuestro post con el último consejo del Sombrerero Loco, cuando Alicia piensa en voz alta que la tarea es imposible: Sólo si crees que lo es. Pero todo tiene su lado oscuro, sus dos ámbitos del espejo: los sombrereros enloquecían porque utilizaban un componente químico para pegarlos que les dañaba el cerebro. La vida tiene sus luces y sus sombras y lo tenemos que saber; los arañazos de Alicia permanecen en su brazo una vez despierta, como marcas indelebles de su lucha por alcanzar su objetivo.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.