dimarts, 9 de març de 2010

La política del autor: John Ford (I)



Siguiendo con nuestra "política" de centro educativo, cuya finalidad es dotar a nuestros alumnos de las armas necesarias para poder interpretar el séptimo arte y la crítica que le acompaña, comenzamos un ciclo en torno al maestro de maestros, el gran referente de todos los que han sentido la necesidad de expresarse mediante la imagen.También ha inspirado a otro tipo de artistas, como músicos y escritores, por lo que queremos, desde nuestro modesto espacio, rendirle el homenaje que se merece. Aunque la tarea educativa no es fácil, ya se oyen pequeños ruidos en el Instituto en torno a su videoteca y se comienza a hablar bastante de cine.

Para Francisco Javier Urkijo (John Ford. Cátedra, 1996) es uno de los directores de cine más admirados de todos los tiempos, sobre todo por los profesionales del medio, los directores, los operadores y los críticos. André Bazin, co-fundador de Cahiers du Cinéma, aunque sus críticas no siempre fueron favorables al autor, habló de un "estilo invisible" del cineasta, dotado de una capacidad creativa inimitable.
La ingente obra de John Ford sólo se puede comprender y apreciar debidamente desde la asunción de su unidad autorial cronológica y temática. Todos los títulos firmados por el gran director guardan entre sí numerosas similitudes y aluden a los mismos contenidos fundamentales.


"Desde Howard Hawks hasta Ingmar Bergman, pasando por Eisenstein, Welles, Kurosawa, Capra, Fellini, Leone, Hitchcock o Truffaut, la lista de números uno del cine mundial admiradores de Ford es interminable".

Es responsable de numerosísimas innovaciones técnicas y estilísticas, desde su mise en scène y sus telones de fondo, sean decorados o espacios naturales, hasta su gusto por el plano fijo y la escasa percepción de la edición, o las composiciones estructuradas con zonas de contrastes opuestos, llegando a relegar el uso del color como complemento de las composiciones sobre blanco y negro.

Sus innovaciones más destacadas, teniendo en cuenta que su última película es de 1966, son:

- Escasez de fuentes lumínicas, incrementando el contraste, utilizándolo como expresión de los conflictos visuales, antes de la explosión del expresionismo alemán (lo que no quiere decir que no recibiera las influencia de este estilo) :



-Superación de los límites académicos

-Uso constante de las lentes de gran angular


El joven Lincoln



-Uso de las emulsiones más sensibles, lo que permite dibujar con efectividad siluetas y contrastes utilizando menor cantidad de fuentes de luz artificial.






-Profusión de angulaciones en contrapicado y la correspondiente aparición de los techos en los encuadres






-Desprecio por el racord físico entre planos consecutivos correspondientes a una misma secuencia.


-Saltos de eje en relación con el movimiento de los actores dentro del plano, la luz o la angulación. Es el primer cineasta en deshacer la ley de cambio de eje para asegurar el montaje sucesivo de dos planos.


En 1956 estrena su mejor película The Searchers (Centauros del Desierto)





Algunos jóvenes, como el grupo
Minneapolis, han dedicado su obra a Ford, sugiriendo la existencia de centauros urbanos.




Reflexiones didácticas:

Hoy los jóvenes son los mayores consumidores de cine y están dando un salto cualitativo, con autores como Ridley Scott, Clint Eastwood, George Clooney, Amenábar...; algunos, cuyos padres son cinéfilos, conocen a los grandes maestros; nuestra tarea consiste en educar al resto.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.