dijous, 18 de març de 2010

54 Comisión Jurídica y social de Naciones Unidas en Nueva York


La Ministra socialista Bibiana Aido explicó que se ha avanzado particularmente en el campo de la educación, la lucha contra la violencia de género y el tráfico de mujeres y niñas con fines de explotación sexual, aunque ha habido menos progresos en materia de igualdad salarial. Las mujeres representan el 60% de las personas que culminan estudios en la UE y lo hacen con mejores notas que los varones, aunque "desgraciadamente no tenga un traslado a nuestra incorporación al mercado laboral", señaló Aído, quien lamentó que persista todavía una brecha salarial entre hombres y mujeres, que en el ámbito europeo es del 17%, y que sus congéneres tengan una presencia reducida en los altos cargos de las grandes empresas.

Antes de la llegada de la titular de Igualdad, las asociaciones feministas españolas han sido noticia al pedir la expulsión del Vaticano de la organización. Los motivos que justifican su petición están expuestos en la “Declaración de Córdoba”, un documento elaborado en noviembre del año pasado y promovido por la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres. Dicho escrito elaborado por “500 mujeres de la sociedad civil, la academia, los medios y la política institucional”, ha recogido más firmas de apoyo y ha sido entregado en el registro de Naciones Unidas con Ban Ki Moon como destinatario, recoge la Ser.

La “Declaración de Córdoba”, explica los peligros de la “teocracia” a partir de una serie de consideraciones sobre la situación actual. El escrito apunta que es “esencial, para consolidar los derechos” que “los estados se hallen libres de las influencias religiosas”, y propone “sacar el adoctrinamiento religioso de las escuelas” y favorecer el conocimiento de todas las religiones” en su categoría de “vehículos normativos y culturales responsables en la mayor parte del mundo de las libertades de las mujeres o de su sometimiento”.

Apuesta por la laicidad

“El ordenamiento sagrado no pude imponerse sobre el legislativo”, “vivimos en democracias y no en teocracias y no podemos permitir que en los espacios donde se toman decisiones que afectan a la vida de las mujeres haya miembros que pertenecen a organizaciones que imponen disciplina y obediencia ajenos al orden constitucional y de los Derechos Humanos”, apostillan las feministas en el citado texto. En su opinión, “el mayor peligro que enfrentan los derechos humanos de las mujeres en el mundo provienen de la injerencia de las religiones en los Estados y por tanto es necesario apostar claramente por la laicidad”.


"LOS DERECHOS DE LAS MUJERES SON DERECHOS HUMANOS". Córdoba Noviembre 2009


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.