dijous, 11 de març de 2010

John Ford II . Sus temas favoritos.


John Ford, además de ser uno de los técnicos más completos del cine, según Javier Urkijo. Trabajó, como Capra, en todos los puestos profesionales de la industria, incluso en los más bajos, para aprender el oficio. Del mismo modo que otros directores procedentes del campo de la fotorafía (Cardiff, Kubrick o Zeffirelli) influyó en el trabajo de sus directores de esta especialidad o de cualquier otra, pues no dejan de ser, en ningún momento, Juan Palomo. Realizaba el trabajo de edición de sus filmes, lo que para Jenaro Talens era el sujeto de la enunciación.

El mismo crítico narra con entusiasmo cómo obligó a su fotógrafo Winton C.Hoch, en La legión invencible (She Wore a Yellow Ribbon) , cuando una tarde, en que amenazaba tormenta en Monument Valley y el equipo de rodaje buscaba como guarecerse, anunció que se iba a rodar una de las secuencias climáticas del film y que ésto se iba a hacer con el diafragma cerrado uno o dos puntos por debajo de la exposición idónea. Hoch se quejó y rodó la escena después de escribir en la claqueta la palabra protesto, aunque luego ganó un oscar gracias a esta decisión.





En Ford era frecuente la improvisación. para espanto de sus productores. El trabajo preparatorio del rodaje era exhaustivo y diagramático, lo que permitía a sus actores cierta espontaneidad, ya que todo estaba medido de antemano; no era partidario de segundas tomas, lo que suponía una gran capacidad del director para sustituir con éxito las previsiones iniciales en beneficio de las circunstancias que se daban en el set.

Pero si en algo destacó extraordinariamente es como narrador; sentía debilidad por las culturas tribales, precarias, primitivas y conmovedoras y por el retrato de la inevitable llegada del progreso a estos círculos. También se sentía muy atraido por el tema de la familia como célula representativa de las relaciones tribales, el respeto por la tradición, el amor hombre mujer, la fortaleza de ésta...(Juan Zavala y otros, "El cine contado con sencillez")

Se le acusó de derechista por defender constantemente a los colonos inmigrantes, quizás por su origen irlandés, en detrimento de los indígenas, sin embargo fue uno de los pocos cineastas que se enfrentó al Senador McCarthy, y el autor de Las uvas de la ira, obra en la que realiza una profunda denuncia social.

Según Francisco Javier Urkijo, la evolución de su política como autor responde a dos necesidades
  • La necesidad de volver sobre el mismo terreno temático y argumental hasta haber ofrecido una visión completa del fenómeno histórico aludido desde un prima personal. Las cintas más importantes que responden a este objetivo son: Fort Apache y She Wore a Yellow Ribbon (Ella llevaba una cinta amarilla que simbolizaba su amor por un soldado de "La legión invencible"). Estas películas analizan las comunidades de caballería, ironizando sobre la formación intelectual de sus hombres, y especialmente del protagonista (John Wayne ) y la colonización del país a costa de los pueblos indígenas, la presentación de la caballería como ente y su consciente distribución en la rutina del deber; las relaciones de pareja al borde de la muerte ( ayuda mucho a comprender el movimiento de los indios el conocer la obra de Julio César, "La guerra de las Galias" ). Estas películas son abiertas y todas ellas anticipan futuras entregas.




  • La precisión narrativa cada vez mayor, la economía de la puesta en escena, cada vez más ágil y las soluciones secuenciales.
McBride y Wilmington ponen en tela de juicio la división en tres etapas según la producción sonora, o el cambio de guionista; para Francisco Javier Urkijo "la obra de Ford es un camino hacia la expresión más plena de los intereses ideológicos y sentimentales profundos del realizador", idea defendida por William Bayer que hace referencia únicamente a la reutilización de Monument Valley como marco natural para los westerns; Ford no ha hecho historia, pero si ha reflexionado sobre ella con particular fortuna y talento lírico; el hecho de que con el discurrir de los años su cine parezca adquirir ciertos tintes de amargura y desilusión no se debe a un cuestionamiento de su universo particular, sino a la gravedad de los hechos históricos sobre los que reflexiona. Jacques Aumont ("Las teorías de los cineastas"), partiendo de que entre los cineastas de una época dada reina una concepción del cine, con aspectos ideológicos, estéticos y teóricos del momento, dice que los autores, no siendo por lo general teóricos, tienen actitudes teóricas espontáneas, reflejo de las concepciones dominantes en su medio; pero cineastas con "tanta vocación de dominio como John Ford o Howard Hawks...sabían realizar obras muy personales sin que ello les incitara nunca a teorizar sus prácticas" . John Ford parecía, incluso que disfrutaba disimulando sus reflexiones y su cultura.

Propuestas didácticas:

Se propone a los alumnos hacer una reflexión sobre lo que supuso la marcha hacia el oeste de los colonizadores ingleses e irlandeses. ¿Tenían derecho a echar a los indígenas de sus tierras? ¿Creen que la visión de Ford es la correcta?

Igual que ocurre con Julio César, al que se ha llegado a llamar genocida, eran hombres de su tiempo. En nuestro país, hace cincuenta o sesenta años el público aplaudía con fervor la llegada del Séptimo de Caballería que masacraba a los indios. En 1974 Marco Ferreri, con guión de Rafael Azcona, ridiculizó la batalla de Little Big Horn (1876) y al célebre General Custer, en Touche pas à la femme blanche. Habían cambiado los tiempos tras el mayo francés de 1968.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.