dilluns, 14 de desembre de 2009

La mujer en el cine griego: Cacoyannis

Cacoyannis es un director de cine griego, que, procedente de la escena como actor, tiene la virtud de llevar a la pantalla antiguas tragedias de su país que tienen inquietantes paralelos con la actualidad. Tuvo el mérito de descubrir a dos grandes actrices griegas de fama internacional: Irene Papas y Melina Mercouri. Esta última fue una activista contra la "Dictadura de los coroneles" por lo que fue exiliada en 1967. Tras el regreso a su patria se presenta a las elecciones y es nombrada Ministra de Cultura en el Gobierno de Andreas Papandreu en 1981.

Su obra es el resultado de la conjunción de tres grandes personalidades artísticas:

-El propio Michael Cacoyannis, que ha representado como pocos el alma griega.
- Irene Papas, su alma y musa gemela, mujer de rostro frío y expresivo, a la que algunos definirán como "la dama oscura en busca de la luz".
-Mikis Theodorakis, que en "Zorba el griego" introduce la danza, que llama Syrtaki y que se ha convertido en emblema de la Grecia actual.

Nos enfrentamos a personalidades de semejante envergadura, no sin cierto temor.

En esta página vamos a comentar dos películas que interesan a nuestro proyecto: "Zorba el Griego" y "Las Troyanas". Ësta última ya ha sido proyectada en clase tanto en las materias de Cultura Clásica como en la de Latín, con muy buenos resultados.

ZORBA EL GRIEGO (1964)

Es una película terrible en el que el mundo es visto a través de dos hombres: Basil (encarnado por Alan Bates), tímido e inhibido escritor, y Zorba (Anthony Quinn), extrovertido campesino con un intenso amor por la vida. Ambos llegan a la isla de Creta para poner en funcionamiento una mina heredada por Basil y se encuentran con un mundo primitivo, dañino e inmerso en la ignorancia, en el que las mujeres se ven o como auténticas harpías negras y amenazadoras, o viejas y patéticas actrices que sufren psicológicamente el paso del tiempo, sin integrarse en en la realidad. No obstante una nativa y otra extranjera, por mantener posiciones más libres e independientes de la colectividad, sucumbirán.

Ante los ojos de los dos hombres, extraños visitantes que ven la vida de esta población como observadores, se producen dos gravísimos atentados contra la integridad física y moral de dos mujeres, en los que participa, cual si fuera "Fuenteovejuna" toda la colectividad, a excepción del loco del pueblo que ve la injusticia y la denuncia sin riesgo, debido a su estado mental. Este personaje se da mucho también en la literatura española, como en "Los santos inocentes" de Delibes, y es producto de sociedades en las que sólo se puede sobrevivir haciéndote el demente.

El primero de ellos es el intento de lapidación primero, impedida por Zorba, y el degüello inmediantamente después de una joven viuda a la que todos desean y a la vez odian a causa del desdén a las pretensiones de los hombres del pueblo. El suicidio de un joven por su amor, que coincide con la entrega de la viuda al joven Basil en el ejercicio de su libertad de elección como mujer, provocarán su sacrificio público, crónica anunciada, y del que serán complices hombres, mujeres y niños.

El segundo es el saqueo de la casa de otra viuda, la actriz francesa, ya mayor, en el mismo momento de su muerte y estando aún viva. En su propio cuarto se introducen dos viejas de negro como demonios que anuncian su próximo final. Robarán entre todos todo, ante la presencia de la propia autoridad, incluso su propia intimidad representada por zapatos, plumas y otros objetos significativos del mundo que ella se había creado.

Lo más sorprendente es que nuestros entrañables protagonistas, desde una perspectiva varonil,y aunque indignados, pueden seguir conviviendo con un pueblo asesino, y sólo el fracaso de sus proyectos económicos les animará a huir de esta sociedad y hará brotar en su piel la entrañable amistad que les une y que se manifiesta en un baile, el syrtaki, que ejecutan entrelazados. El propio Zroba, griego y por ello conocedor de su pueblo, cuando afirma que la vieja actriz no será enterrada en camposanto por ser extranjera, ante la indignación de Basil y poniendo a la vez en relieve su agnosticismo dice algo así como : ¿Qué más da, si ya está muerta".


LAS TROYANAS (1970)

Las troyanas, forman parte de una trilogía de Michael Theodorakis, junto con Electra e Ifigenia. Tardó diez años en rodarse por problemas económicos y políticos,-Dictadura de los Coroneles en 1967, periodo en el que fue asesinada una de las componentes del coro, Kitty Arseni-, y en ella participan actrices de la talla de Katherine Hepburn, en el papel de Hecuba, Vanessa Redgrave como Andrómaca e Irene Papas representando a Helena.

Como hemos dicho anteriormente, Cacoyannis tiene la virtud de presentar tragedias clásicas con inquietante actualidad y ésta nos muestra con toda crueldad los efectos colaterales de las guerras sobre el sector más débil de la población: mujeres y niños.

Las mujeres serán entregadas al disfrute de los vencedores y los níños o sufrirán la misma suerte, o serán asesinados, como el hijo de Héctor.Todas inician el camino de la esclavitud y la desdicha, como sucede en todas las guerras actuales.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.