dilluns, 28 de desembre de 2009

El tráfico de los desesperados




No podemos finalizar el año 2009,año que se ha caracterizado por la luchas de amplios setores de la sociedad por el derecho a la vida, sin dedicar un pequeño comentario a los olvidados de la tierra, los que sufren por llevarse algo a la boca cada día.
En este contexto no está de más denunciar el comercio de los desesperados, que se viene desarrollado desde el último tercio del siglo XX, que se basa en el tráfico de órganos de toda clase: higados, corazones, riñones, ojos...cuyos antiguos portadores son arrojados a los vertederos de basura, en el supuesto de que la venta suponga su muerte. Se aconseja ver "El bravo" de Jhony Deep, que se desarrolla en un poblado de "hombres-rata".
Parece que por primera vez en la historia de la humanidad se conjugan dos deseos: el de los ricos por seguir viviendo y el de los pobres por seguir haciéndolo también. Cada cual, como decía Sinatra "a su manera". ¿Es esto un comercio justo? ¿ Cuanto tiempo sibrevivivrá el donante vivo con el beneficio que le ha reportado la venta de un riñón? ¿ Es posible que, siendo joven, acorte su esperanza de vida?
Todos aquellos que hemos tenido la suerte de nace en este lado del mundo, en el que, hoy todavía se respetan los derechos más fundamentales,con algunas excepciones, deberíamos luchar para evitar que semejantes atrocidades se sigan produciendo en el otro lado, el de la miseria.
En los Institutos públicos se desarrollan campañas de concienciación sobre la situación económica del llamado tercer mundo. El tema que planteamos hoy es escabroso y suena a cuento de ciencia ficción, ( en los tiempos de la inocencia no lo hubiéramos creído) pero la realidad es terca y nos pone ante nuestros ojos las imágenes que encabezan esta entrada.
¿Podemos desear Feliz Año Nuevo ? ¿ A quién ?

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.