dimarts, 19 de gener de 2010

Un hombre muy femenino y algo malicioso























Jhonny Deep, el gran "transformista", el prisma de las mil caras, el hombre honesto, sensible (Eduardo Manostijeras), capaz de llorar, pero también de vengarse (Sweeney Tood); en ocasiones malicioso e incluso cruel (Charlie), vuelve a la pantalla con la representación de un nuevo y peculiar personaje en "Alicia en el país de las maravillas"

Debutó en el cine también con director, realizando una de las obras más duras de la historia del cine y que debía hacernos reflexionar sobre dos asuntos:
- Cómo puede consentir el hombre que "hijos de la tierra" supervivan en las condiciones en que vive esta familia, estos hombres ratas, que hacen que finalmente el cura que atiende el poblado, ante tanta injusticia, se arraque el alzacuellos y tire la estola.

- Cómo el ser humano se acostumbra e incluso es feliz en un medio tan desfavorable. Los antiguos romanos sabían bien que el hombre, incapaz de aprehender todo, sólo se comparaba con los suyos, estableciéndose microjerarquías en cada grupo. Cuando el protagonista. El bravo, gasta una cierta cantidad de dinero en adornar su chabola es admirado y envidiado por los prepotentes del poblado. El conocimiento del este compartamiento de las poblaciones, favorece la concentración de dinero y poder en pocas manos.

La proyección de "El bravo" fue suspendida en los Estados Unidos.

También es memorable ese pirata, algo amanerado, poco macho, con andar desaliñado pero conservando un aire de aristócrata del rococó, que a la vez va pintado como un "siniestro". A veces cuesta mirar a Jonny Deep con su faz auténtica. ¡Genial!

Esperamos ver cómo interpreta su nuevo papel. Entretanto goza de nuestra admiración.











1 comentari:

  1. Marco Poncio Catóndimarts, 19 de gener, 2010

    Estoy bastante intrigado por saber la actuación de Johnny Deep en esta película, habrá que esperar hasta el cinco de marzo para poder verla. De momento me quedo con su papel en Sweeney Tood y con su fantástica reflexión: Hay dos tipos de personas los que ponen la zancadilla y los que se la dejan poner por tanto todos deben morir.

    ResponElimina

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.