divendres, 22 de gener de 2010

La creación de un nuevo canon cinematográfico

Desde Cahiers de Cinema se está invitando a la creación de un canon cinematográfico, como existe en las obras literarias. José Enrique Monterde hace la siguiente matización: "No olvidemos que el fondo de la operación de Bloom (Elegía del canon) es la radical reivindicación de una aproximación estética a la obra literaria, aunque finalmente se deje tentar por la elaboración de unos listados tan desequilibrados que no hacen más que reafirmar la imposibilidad de abarcarlo todo desde la individualidad. Ahora con las posibilidades del DVD, la tarea de repensar tanto las bases estéticas del clasicismo cinematográfico como la hipotética construcción de un corpus canónico se hace más urgente y apasionante, siempre y cuando no quedemos anegados en el exceso o dependamos de intereses puramente comerciales" ( "De la tentación del canon", Cahiers de Cinema, diciembre 2009)


Carlos Losilla ("Nuevo canon del DVD..., pero ¿ qué canon?". diciembre del 2009) cree que, de manera inconsciente, el mercado del DVD está formando un canon del que, de momento, está excluído el cine norteamericano. Como afirma Monterde, los críticos demandan la creación de un canon o lista de películas que actúe a la manera de un modelo referencial que nos permita juzgar y clasidicar el cine del futuro, que facilite una periodicidad más allá del tradicional binomio clasicismo-modernidad y permita la configuración de ciertos tópicos al respecto.


Es necesario conocer las reglas establecidas a partir de una tradición, que pueden ser aceptadas por todos o no, pero se deben poner ciertos límites, porque, si bien es verdad que "(...) la existencia de un catálogo de obras puede darnos instrumentos para la percepción sensata y ponderada de las últimas tendencias, se debe también evitar la creación de corsés", sobre todo si se tienen en cuenta las críticas que se han hecho a Harold Bloom, autor de "La elegía del canon" que llamó "Escuela del Resentimiento" a quienes se atrevían a diferir de sus planteamientos.


Hoy los cánones los forman, tanto críticos como público, mediante el intercambio, el alquiler o la compra de DVDs, incluso más que la Universidad o las revistas especializadas. Amplios sectores de gente, que se considera cinéfila, aún siguen identificando el cine americano con el imperialismo yanki, invalidándolo y despreciando el cine contemporáneo. Pero esta actitud refuerza la posición de sectores, igualmente cinéfilos, que defienden lo contrario.


Por todo ello, Losilla cree imprescindible la consolidación de nuevos profesionales del sector que apuesten por la recuperación de la memoria y por la construcción de un canon que sepa mirar hacia atrás para poder continuar hacia adelante.

La expansión del DVD " ha producido grandes transformaciones en el consumo cinematográfico : se ha incrementado hasta límites impensables la disponibilidad y accesibilidad del cine del pasado y del presente, y se ha introducido el visionado de los filmes como un placer tan solitario como pueda serlo la lectura, estableciendo una relación con las películas mucho más personal, potenciando múltiples filmotecas particulares. al modo de las tradicionales bibliotecas´" (José Enrique Monterde ) . Algunos críticos como Jonathan Rosenbaum ha propuesto crear una guía para favorecer la orientación del aficionado, pero más que la creación de un modelo, que podría ser muy peligroso para la libertad creadora del autor, un academicismo innecesario, se propone la co nstrucción de un corpus fílmico, más o menos "incuestionable".

Monterde avisa de que el papel de los cánones artísticos y literarios se ha asociado a los valores clásicos que tendemos a relacionar con obras pertenecientes a un pasado clausurado o también reciente "según esa fórmula que sitúa a determinados cineastas de la modernidad (Bergman, Antonioni o Godard), como clásicos del cine" , ya que el clasicismo no remite a un criterio cronológico. sino que se caracteriza por un sentido estético fuerte.

A pesar de lo dicho, y de la aparente necesidad de crear un canon o un listado de obras que se consideran un referente para la creación artística y una clave para entender muchas producciones cinematográficas actuales, ya que la creación no parte de la nada, y no es aceptado por muchos el "adanismo", pensamos que este es un camino no exento de riesgos, ya que, en muchos caos, las posturas son muy enfrentadas.

No es muy compartida la tesis de Gonzalo de Lucas en "Tiempos modernos" (Cahiers de Cinema, diciembre de 2009) de que " (...) La crítica es indistinguible de la dirección, la enseñanza, la programación o la visión del cine. pues todas esas formas son un solo oficio, el de cineasta, y corresponden a una misma pasión: la crítica de la realidad. La crítica forma parte de elecciones, de defensas y ataques, de ángulos de visión(...) . Cada espectador (...) acaba por conocer un territorio que defenderá. A ese territorio emotivo se le ha llamado "La casa del cine" (...) "

Pujals y su grupo de investigadores de la Universidad de Barcelona defienden el estudio del cine como más efectivo para comprender la técnica narrativa que los propios textos literarios, aunque el lenguaje y los códigos son diferentes y por ello es necesaria una tarea de aprendizaje ¿cumplirán este papel los críticos de cine?


Blow up de Antonioni ¿Canon?





Reflexiones pedagógicas:

Cada vez es más frecuente el uso de documentos cinematográficos y otro tipo de materiales audiovisuales en todos los niveles de la educación ( primaria, secundaria, universitaria), aunque hay amplios sectores que rechazan estos usos por considerar todavía el cine un arte menor, y su utilización como recurso didáctico una pérdida de tiempo, confiando más en la pizarra y la tiza.

- ¿Quién crees que está en la vía correcta ?

-¿Ayudaría la elaboración del canon?

-¿Cómo ves la posibilidad de analizar el texto narrativo en un film?

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.