dimecres, 7 d’abril de 2010

Crítica versus Roman Polanski


Roberto Cueto (Una doble mirada. Cahiers de Cinema. Abril 2010), examina con detenimiento en la última película de Roman Polanski, The Ghost writer, la política de autor del cineasta, de la que voy a extraer algunos fragmentos para seguir ilustrando los caminos que sigue la crítica cinematográfica de nuestros días.

Comienza su artículo con una afirmación: "Hay autores cuyas constantes, temas recurrentes y rasgos de estilo pueden alcanzar cierto grado de complacencia, incluso de impostura, una vez que han interiorizado lo que los críticos y espectadores esperan de ellos. Con otros directores-autores, en cambio, uno tiene la sensación de que hacen lo que hacen porque no son capaces de hacerlo de otra manera (...). Polanski quizá pertenezca a esta última categoría, pues su mirada siempre empapa los materiales con los que trabaja (...). Pero si el blockbuster es el equivalente cinematográfico del best-seller, Polanski nunca ha caído en sus trampas. Él sigue haciendo un cine de autor disfrazado de disciplinado respeto a las convenciones. Un respeto que puede confundirse con academicismo, con desinterés o con banalidad, pero que oculta en algunos casos una actitud de superioridad sobre el guión que sirve de punto de partida al film, como sucedía en el cine de Hitchcock. El escritor es un producto claramente comercial basado en la novela de otro superventas, Robert Harris, pero tampoco puede considerarse un mero trabajo de encargo..."

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.