dissabte, 31 de juliol de 2010

Campaña publicitaria basada en los feminicidios de Ciudad Juarez


Vivimos en una sociedad que no duda en servirse de lo escatológico (en todos los sentidos del término), con el único objetito de incrementar la cuenta de resultados.

Después y, con los medios obtenidos con tan heterodoxos procedimientos, se hacen campañas de terror ante la población,con el fin de hacer sumisas a las masas, atemorizarlas y llevarlas a una situación de aceptación de las condiciones que imponen los que ostentan el poder. Una de las características que hace más terrorífico cierto cine de Bergman, como El huevo de la serpiente, que las películas del género, es mostrarnos lo que está dispuesta a soportar la población, paralizada por el miedo y en busca de soluciones individuales que nada pueden frente a estas apisonadoras de derechos humanos.

La empresa, de cuyo nombre no quier acordarme, disparada la 'alarma social', ofrece cine mil euros a los colectivos feministas, para compensar el daño que pueden haber sufrido las mujeres por estos spots tan 'brillantes'. Éstas han rechazado un dinero, una migaja que les ofrece la compañía, y que sale de los beneficios de tal campaña publicitaria. Se reproduce el lema de los desparecidos yuppies, devorados por el monstruo que contribuyeron a crear: ¡La avaricia es buena!





Propuestas didácticas:

¡Fijate como te manipulan!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.