dissabte, 6 de febrer de 2010

Gus Van Sant


Gus Van Sant

Ya sabemos que Cahiers de Cinema de España está elaborando una lista con el propósito de crear su propio canon, que sirva de guía a espectadores y artistas, emulando la famosa guía literaria defendida por Harold Bloom. Entre los autores que merecen ocupar un puesto en esta lista incluyen a Gus Van Sant, de cuyos filmes destacan Gerry, Elephant, Last Days o Paranoid Park. Mi nombre es Harvey Milk (2008) lo consideran un retroceso, un paso atrás en la evolución del artista.
Según Jaime Pena "Gus Van Sant no descubre el Mediterráneo, pero si pone de manifiesto que, como él, hay otros muchos cineastas contemporáneos cuyas preferencias se dirigen antes hacia las naturalezas muertas que a las grandes escenas de batallas".
No obstante, a mí, como profesora, no deja de helarme la sangre en las venas la frialdad de los jóvenes protagonistas de Elephant y Paranoid Park, por la contención y el cálculo perturbador de los adolescentes que retrata; en especial me conmueve el joven (Paranoid Park) que, tras matar con un monopatín a un trabajador de los ferrocarriles, que le pilla, una noche de juerga, abordando ilícitamente un tren, es capaz de guardar su secreto sin que nadie lo advierta y sin signos aparentes de inquietud. Esta película forma parte de la videoteca de nuestro centro, pero, confieso que no sabría que mensaje extraer para compartir con mis alumnos.
Javier Pena lo que destaca es que "podamos contar con una serie de cineastas que todavía valoran el significado de un paisaje o un momento en calma, que todavía conceden más importancia a lo físico que a lo virtual, unos cineastas, como Gus Van Sant, que no renuncian a filmar el planeta en el que viven"
En ciertos momentos Paranoid Park parece estar filmada por un aficionado, por esa búsqueda premeditada de aparentar que se evitan al máximo los medios técnicos y que, como nos decía un profesor en la Universidad, Jenaro Talens, muchas veces esconde el dilema burgués entre querer hacer ver que se carece de medios y estar montado en el dolar, resulta demasiado sofisticada.







Elephant

El actual Ministro de Educación español, Ángel Gabilondo, está en contra de esta enseñanza elitista que nos muestra el cine de Gus Van Sant, con jóvenes que disponen de buenos coches, que no fracasan en sus estudios, pero que desarrollan un complejo de superioridad que les lleva a cometer, en alguna ocasión, auténticas atrocidades, especialmente en la cuna del imperio que es Noreteamérica. La pluralidad y el multiculturalismo son enriquecedores. Gabilondo afirma: "Creo que la igualdad y la excelencia son compatibles, porque una sin la otra conlleva elitismo" (...) Además, añadió que el problema del fracaso escolar tiene un origen en factores socioeconómicos, por lo que, en su opinión, la equidad es un buen camino para alcanzar la calidad". Desgraciadamente, alguna de las historias de Gus Van Sant son reflejo de crónicas de la realidad (Matanza de Colombine, llevada al cine por Michael Moore)
Ya antes puso el dedo en la llaga Hitchcock, en su película La soga:


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.