dissabte, 20 de febrer de 2010

Clip de "Hijo de La luz y de la sombra" de Juan Manuel Serrat


Ya se que much@s pensaréis que me he equivocado, que Juan Manuel Serrat no es tan joven, pero no es así, he elegido esta fotografía deliberadamente.

Juan Manuel Serrat
despierta entre su público esos recónditos sentimientos proustianos, que todos tenemos en lo más hondo del alma; en sus conciertos, su público no puede evitar esa lágrima vergonzosa, porque ya se ha hecho muy mayor y no quiere que le vean llorar. .

Toda tu juventud te viene a la cara como un aire fresco, como un remedio contra la amargura que te produce el devenir del tiempo.

Por eso, ahora, que después de treinta y ocho años, vuelve a cantar a Miguel Hernández, no puedo por menos que recordar los quince años, el llegar a casa antes de que den las diez, nuestro mar, ese hombre que tiene un vecino, que conoce a otro hombre que es feliz, y tantas otras cosas que hemos perdido.

¡Gracías por recordarnoslas !






Magnífico vídeo!. Ha hecho muy bien en firmarlo Ricardo Fadrique. Uno de sus mayores logros es volver a ver reir a Juan Manuel Serrat, sintiéndose el mediodía, después de verlo llorar, cuando estaba en la sombra.

1 comentari:

  1. Me gusta muchísimo la poesía de Miguel Hernández y sus palabras hechas canciones por Joan Manuel Serrat. Qué gran poeta y qué gran músico. Me encanta la foto de Joan Manuel Serrat que has incluído Roma, porque aunque nací un 23 de febrero de 1975, siempre que escucho una canción suya me evoca al Joan Manuel de veinte años, será porque vienen a mi memoria las mismas emociones que cuando era una niña.Así que hoy, 23 de febrero de 2010,sale a la venta el nuevo disco de Serrat con poemas de Miguel Hernández y es el año en que se conmemora el centenario del nacimiento de Miguel Hernández. Por tanto me gustaría recordar cómo se conocieron el músico y el poeta:"Conocí a Miguel en uno de aquellos bancos del umbrío jardín de la Universidad, la vieja y entrañable Universidad Central a cuyo balcón principal un glorioso día se acercó la libertad para arrojar sobre la acera el busto altivo del dictador. Gran día aquél.
    En aquellos bancos hablábamos de amor, conspirábamos contra el régimen, leíamos poesía y tomábamos el sol al mismo tiempo. En aquellos claustros, en aquellos jardines, en aquellas aulas, entre octavillas clandestinas, también iban de mano en mano los maravillosos libros que desde Argentina nos hacia llegar la editorial Austral y que nos devolvían a aquellos que fueron condenados al ostracismo, con toda su voz y todo su acento.
    Quisiera que los que escuchen estas canciones recuerden que su autor fue un poeta perseguido, condenado y encarcelado. Un hombre que murió en prisión por el delito de pensar y escribir cosas como las que se pueden oír.
    Que el destino mantenga fresca la memoria y nos libre de aquellos que asesinan a los poetas y a la poesía".
    Texto de J.M Serrat para la reedición en México de "Miguel Hernández", su primer disco con poemas de Miguel , publicado en 1972.
    Hoy puede ser un gran día... Roma.
    Un saludo
    Sara Puebla

    ResponElimina

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.