diumenge, 7 de novembre de 2010

Stanley Donen y las mujeres.


Voy a comentar dos filmes de Stanley Donen: Charada e Indiscreta, dos comedias llenas de glamour con una historia un poco frívola. Era la época de las mujeres florero, discretas, elegantes, recatadas, bien vestidas, con un nivel socio-económico elevado, que se relacionaban con hombres mayores, blancos, ricos y dignos representantes de la sociedad patriarcal. Donen hizo también musicales que dejaron imágenes imborrables en el imaginario colectivo, como Bodas reales, Siete novias para siete hermanos o Cantando bajo la lluvia.

Los jóvenes de ahora ya no están acostumbrados a este modo de representación de la mujer, pues se han educado rodeados de luchadoras, espías, periodistas, policías...todas ellas activas, fuera del hogar e independientes. Ya no son usuales mujeres reducidas al ámbito privado del hogar, ni recibiendo joyas u otros regalos caros de hombres ricos. Ellas ya se lo saben ganar.

Indiscreta. nos presenta una mujer de clase alta, una actriz cuyo apartamento está decorado con pinturas originales de artistas notables, lleva ropas lujosas y va a clubes privados muy restringidos. Se mueve en un mundo de diplomáticos que cariñosamente hacen desistir a las féminas de entender el complicado mundo de los negocios. En esta sociedad patriarcal el objetivo final de la mujer es el matrimonio, aunque desarrolle actividades remuneradas, de carácter artístico, que siempre adornan a una mujer bien educada.

Como en muchos filmes la secuencia más importante es el baile, en el que los personajes aparecen emblematizados en su contexto, relacionándose con sus iguales, y en el que la mujer, dotada de sermiradaidad, tiene la posibilidad de brillar. Toda la trama se reduce a un engaño: el hombre (Gary Grant) le dice a la mujer (Ingrid Bergman) que está casado para eludir el matrimonio; ella debe vengarse, pero al final le perdona.

En Charada cambia de actriz y sustituye a la enorme Ingrid Bergman por la aniñada y mítica Audrey Hepburn, uno de los inconos más reconocible de la historia del cine. Esta actriz, fina y delicada , encarna otro tipo de personajes, de procedencia humilde, `pícara y vividora, que con su 'cara de ángel' sabe extraer lo que quiere de los hombres. Una superviviente con glamour.

En este caso hay una pequeña trama en torno a un dinero que el gobierno norteamericano dio a la resistencia anti-nazi y que acabó en manos de unos mafiosos. La mujer es manipulada por todos los hombres de la historia, que dicen protegerla, pero que buscan lo mismo: el dinero.

El personaje masculino estárepresentado por el mismo actor que el de Indiscreta, Gary Grant, actor fetiche de Donen.

Son películas que, sin grandes pretensiones, conservan su encanto, y constituyen una buena crónica de la sociedad que las produjo, al tiempo que sirven de referente para observar el avance que ha experimentado la mujer en la consecución de cotas de igualdad con el hombre. Queda aún mucho camino que recorrer.

A nuestros jóvenes les parecen ingenuas, pero saben apreciar belleza donde la hay, a pesar de la opinión tan desfavorable que se tiene de ellos.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.