diumenge, 7 de novembre de 2010

Guillem Morales. Los ojos de Lucía. La sermiradaidad.


El film de Guillem Morales es un paradigma del valor de la mirada en el cine; es una reflexión metalingüística sobre el propio lenguaje cinematográfico. Al cine vamos a mirar, es un espectáculo y las imágenes de la pantalla producen otras ideales a través del starsystem, donde las estrellas se identifican con los personajes y lo atractivo pasa a formar parte de lo ordinario, según Laur Mulvey.

Pero ¿ qué pasa si dejamos de ver ? Esto es lo que le sucede a dos bellas mujeres, dos hermanas gemelas, Sara y Julia, que tienen una enfermedad degenerativa que afecta a la vista. Ambas quedarán desempoderadas, a merced de todos los hombres del film. Dotadas de la cualidad de la sermiradaidad, de la que carecen sus oponentes masculinos, hecho que verbalizan en distintas ocasiones, sufrirán por ello; pero el director quiere sacar al espectador de su actitud pasiva y nos quita la visión mediante pantallas en negro, cuando Julia deja de ver, o ve a través de los fogonazos de una cámara.

Los ojos de Julia es un thriller psicológico y en parte un snap-movie: complejos edípicos, traiciones, pérdida de los sentidos, todo entra en la coctelera, muy bien realizado; el director nos oculta lo mismo que no ve Julia, y nos lo muestra cuando recupera la vista. Muy interesante.

Pero me interesa destacar que su descripción del rencor que genera la persona bien dotada en los que a sí mismos se llaman invisibles, porque lo son para los demás, es el leitmotif y el discurso dominante. Las mujeres pagarán por ello.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.