dimarts, 23 de novembre de 2010

Abierta la veda a la violencia de género.



Sé que ya se ha dicho que con la supresión del Ministerio de Igualdad se ha abierto la veda. Que parece que estos especímenes de machos estaban escondidos tras la puerta del ministerio, esperando agazapados a que se destruyese lo que tanto les tocaba las narices, para poder salir y campar a sus anchas agrediéndonos a las mujeres mediante el insulto soez y el chiste fácil y guarrete, reminiscente de anteriores épocas en las que las mujeres no podíamos tener ni voz, ni voto. Ni en el espacio público ni en el privado, donde estábamos sometidas a la voluntad de padres, hermanos o esposos.


Tendríamos que preguntarnos qué le pasa a esta sociedad, que durante este año ha podido asistir a la ejecución de 71 mujeres, asesinadas a manos de energúmenos cuyos esquemas -no nos engañemos- no están en absoluto alejados de los que con la palabra nos agreden.

Qué le pasa cuando un medio público no sólo no cesa a delincuentes declarados pederastas, sino que encima incentiva y da pábulo a otros más casposos todavía. Qué le pasa cuando compra prensa en la que se continúa agrediendo a las mujeres. En la que se anuncian prostíbulos que escoden tras la cortina la esclavitud de tantas mujeres y niñas.


El Instituto de la Mujer enviaba el miércoles una nota de prensa pidiendo a los medios de comunicación que no den cobertura a quienes no respetan a las mujeres, reprobando cualquier actitud, pública o privada, que ponga de manifiesto una mentalidad machista y xenófoba, con el convencimiento de que contribuyen a sostener la discriminación hacia las mujeres y la violencia de género.

Hoy jueves el personal de El Mundo se pronuncian en contra de Sostres y se abochornan de que un sujeto así tenga cabida en este medio...

Denuncian que además de las lindezas que había vertido sobre sus gustos sexuales por las jovencitas o sus opiniones sobre las feministas, las mujeres de izquierdas o las sindicalistas y nuestra falta de capacidad intelectual, el articulista de ese periódico ha escrito cosas como que el talento es algo connatural al hombre como la belleza a la mujer, o que los abusos sexuales de la Iglesia a los menores son indemostrados y a menudo indemostrables, leves.

Particularmente a mí no me ha supuesto ningún esfuerzo dejar de comprar los libros de Sanchez Dragó, puesto que nunca fui capaz de leerle nada. Pero es que -aunque hubiera sido mi escritor favorito- habría dejado de comprarlos por el rechazo que siento hacia la pederastia, hacia los hombres que compran sexo de niñas, las llaman zorras y son capaces de pensar que ellas disfrutan.


Tampoco veo Tele Madrid, pero si lo hiciera en el mismo momento en que hubiese oído las burradas vertidas por los tertulianos, habría enviado mi protesta y dejado de ver su programación. Y lo mismo con El Mundo, publicación que no compro entre otras cosas por las opiniones de articulistas como el tal Sostres.

Tengo la certeza de no ser yo la que está equivocada. Más bien aquellas personas del mundillo intelectual que -alegando libert

ad de expresión y acusándonos al resto de ser reprimidas- firman un manifiesto de apoyo contra un reconocido pederasta y continúan aplaudiendo y riendo los chistes de estos machos que lo único que hacen es apología de la violencia contra las mujeres. Confiemos que no surja un movimiento de apoyo a Sostres y tengamos que ver de nuevo cómo se recogen firmas loando su verborrea, sapiencia y profesionalidad.

Llamemos a las cosas por su nombre, no nos equivoquemos. Esto es violencia, la misma que acaba con el triste balance de 71 mujeres asesinadas en lo que llevamos de año, sólo por eso: por no someterse a individuos de la peor calaña, muy cercana a la de aquellos que nos agreden con la palabra.


Macu Gimeno.Coordinadora de l'àrea de la DonaIntersindical Valenciana

Enviado por Queti Baixauli.





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.