dimarts, 9 de novembre de 2010

George Bush y su 'filosofía pro- vida'.




Lo que hay que oir. Ahora George Bush dice en su libro Decisión Points que su 'mamá' le enseñó a amar la vida, cuando le mostró el feto de su hermana. Es paradójico que un hombre al que no le tembló la mano para declarar un guerra injusta que sabía, si su coeficiente intelectual es medianamente normal, que iba a provocar cientos de miles de muertos, y que las causas eran espurias.

Movería a la hilaridad si no fuera tan trágico. Si tanto le impresionó ver a un feto que le llevó a militar en la filosofía pro-vida, no estaría de más que se diera una vuelta por los hospitales y viera a los jóvenes norteamericanos mutilados, ya que escondió a la opinión pública los que venía en caja de pino.Para completar su redención podría pasar sus vacaciones en Bagdad. Temo que no es lo suficientemente valiente, ni su inteligencia abarca tanto; eso sí, no tiene escrúpulos.

Si no quiere alejarse tanto de su país que se acerque las bolsas de pobreza y vea cuáles son las condiciones de muchos niños, en peligro de muerte, no de vida, por inanición. Pero que no se preocupa, no le faltarán voceros.




Sus compatriotas han utilizado todas las formas de representación para recordarle que no olvidan. Esto es muerte, Sr.Bush, no vida.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.