dijous, 24 de novembre de 2011

El voto de las mujeres


El 19 de noviembre de 1933 fue la primera vez que votaron las mujeres en la historia de este país. "El debate sobre el voto femenino comienza en el Gobierno provisional de la Segunda República, que era consciente de su precariedad jurídica. El 3 de junio, apenas un mes y medio después del advenimiento de la Segunda República, se publicó el decreto convocando las elecciones para el 28 de junio en primera vuelta y el 5 de julio en la segunda. Se concedía a las mujeres el voto pasivo, es decir, la posibilidad de ser elegidas, pero no la posibilidad de votar. Fueron elegidas diputadas Victoria Kent, Clara Campoamor y Margarita Nelken.
La presencia de tres mujeres en el Parlamento rompía uno de los dogmas más profundamente establecidos en la mentalidad española: la mujer no debía meterse en política.
El 14 de julio de 1931 se inauguraron las Cortes Constituyentes. Entre los muchos temas a discutir, figuraba el del sufragio femenino. Había una razón de fondo: la mujer se había constituído en símbolo ideológico, algo parecido a lo que está sucediendo en la actualidad de España. La igualdad jurídica suponía una quiebra del sistema patriarcal, y formó sistema con otros asuntos que no estaban intrínsecamente relacionados, por ejemplo el divorcio, el laicismo, el matrimonio civil y, más tarde el aborto. Los dos modelos se consolidaron falsamente y se separaron cada vez más. Durante la guerra la mujer nacional se enfrentó a la mujer republicana, que a su vez se confundió con la miliciana y, al final, con la Pasionaria o con Rosario Dinamitera.
Esta separación maniquea enturbió nuevamente el debate sobre la condición femenina, de tal modo que el desenlace de la guerra supuso el triunfo de un modelo de mujer sobre otro.
En las Cortes no se vio nada de esto. El debate fue fundamentalmente político. Fue un ejemplo de cómo la política había contaminado todas las posiciones. Eso hizo que dos personas que habían trabajado juntas, Victoria Kent y Clara Campoamor, se enfrentaran en el Parlamento. Voy a transcribir parte del debate porque me parece interesantísimo.
Victoria Kent, tomando la palabra en nombre de los radicales-socialistas, se levanta para pedir que se vote en contra del voto femenino, cosa muy llamativa dada su trayectoria feminista…
“… En este momento vamos a dar o negar el voto a más de la mitad de los individuos españoles y es preciso que las personas que sienten el fervor republicano, el fervor democrático y liberal republicano, nos levantemos aquí para decir: es necesario aplazar el voto femenino. Y es necesario, Sres Diputados, aplazar el voto femenino porque yo necesitaría ver, para variar de criterio, a las madres en las calles pidiendo escuelas para sus hijos; yo necesitaría haber visto en la calle a las madres prohibiendo a sus hijos que fueran a Marruecos; yo necesitaría ver a las mujeres españolas unidas todas pidiendo lo que es indispensable para la salud y la cultura de sus hijos. Por eso, Sres Diputados, por creer que con ello sirvo a la República…por este estado de conciencia es por el que me levanto esta tarde a pedir a la Cámara que despierte la conciencia republicana, que avive la fe liberal y democrática y que aplace el voto para la mujer.”
Clara Campoamor pide la palabra:
“ Sres. Diputados, lejos yo de censurar ni de atacar las manifestaciones de mi colega, sñrita Kent; comprendo la tortura de su espíritu al haberse visto en trance de negar la capacidad inicial de la mujer… Respecto a la serie de afirmaciones que se han hecho esta tarde contra el voto de la mujer, he de decir, que no están apoyadas en la realidad.Que ¿ cuándo las mujeres se han levantado para protestar de la guerra de Marruecos? Primero: ¿Y por qué no los hombres? Segundo: ¿ Quién protestó y se levantó en Zaragoza cuando la guerra de Cuba más que las mujeres, que iban en mayor número que los hombres? ( Rumores) ¡ Las mujeres! ¿ Cómo puede decirse que cuando las mujeres den señales de vida por la República se les concederá como premio el derecho a votar? ¿ Es que no han luchado las mujeres por la República?...¿ Cómo puede decirse que la mujer no ha luchado y que necesita una época, largos años de República para demostrar su capacidad? Y ¿por qué no los hombres?...Dejad que la mujer se manifieste y veréis como ese poder no podéis seguir detentándolo…
Yo y todas las mujeres a quienes represento queremos votar con nuestra mitad capaz masculina, porque no hay degeneración de sexos, porque todos somos hijos de hombre y de mujer y recibimos por igual las dos partes de nuestro ser… No cometáis un error histórico que no tendréis nunca bastante tiempo para llorar al dejar al margen de la República a la mujer, que representa una fuerza nueva, una fuerza joven; que ha sido simpatía y apoyo a los hombres que estaban en las cárceles; que ha sufrido en muchos casos como vosotros mismos, y que está anhelante aplicándose a sí misma la ley de Humbolt, de que la única manera de madurarse en el ejercicio de la libertad y de hacerla accesible a todos es caminar dentro de ella… Hablo como republicana, que como republicana que ante un ideal lo defendería hasta la muerte; que pondría como dije ayer, la cabeza y el corazón en la balanza, para que se inclinara a favor del voto de la mujer, y que además sigo pensando, y no por vanidad sino por íntima convicción, que nadie como yo sirve en estos momentos a la República Española.”
( Muy bien. Aplausos.)
En un ambiente tenso y exaltado, se llega a la votación del artículo 34 del proyecto de Constitución, aprobado por 161 votos a favor y 121 en contra. Por 40 votos de diferencia la mujer adquiría el derecho al voto”.
Marina y Rodríguez de Castro, “La conspiración de las lectoras”, Anagrama, Biblioteca de la memoria.

1 comentari:

  1. Meravellós recordatori d'aquella data històrica en què el sufragi femení fou aprovat a les Corts espanyoles. Aquell debat està molt ben recreat en el docudrama que féu TVE, 'Clara Campoamor', que encara es pot trobar en Televió a la Carta.A veure si el podem enllaçar al blog. Gràcies, Sara.

    ResponElimina

Gràcies per deixar-nos el teu comentari.